• Bluefields |
  • |
  • |
  • END

Satisfechas con el informe final sobre la queja interpuesta por 43 trabajadores del Poder Judicial de Bluefields, se encuentran dos abogadas del Tribunal de Apelaciones de Bluefields (TAB), que denunciaron el maltrato sicológico y verbal que recibían del magistrado orteguista Luis Flores, y de la doctora María Eugenia Acevedo Ocón, miembro de la Sala Penal del tribunal.

El informe realizado por el doctor Marvin Aguilar, Magistrado Instructor para investigar la queja, señala que se encontraron elementos necesarios en contra de los señalados, y admite que el magistrado Flores y la doctora Ocón violentaron la Constitución Política, al practicar actitudes racistas, clasistas, discriminatorias y de abuso de autoridad en contra de trabajadores del Poder Judicial en Bluefields.

Denunciantes satisfechas
La abogada indígena Lestel Wilson, una de las denunciantes y actual juez local único de la Desembocadura del Río Grande, dijo estar contenta con los resultados del informe.

“Estoy satisfecha y se demuestra que nuestra queja está basada en pruebas documentales y testificales”, dijo Wilson.

Señaló también que ahora le corresponde a la doctora Alba Luz Ramos, Presidenta putativa de la Corte Suprema de Justicia, tomar una resolución en pleno sobre la queja interpuesta, agradeciendo a la Red de Mujeres de Bluefields que la apoyaron en los actos públicos donde pedían la salida del magistrado Flores.

La abogada Linda Domínguez, Secretaría de la Sala Penal del TAB, dijo sentirse satisfecha. “Me alegran mucho los resultados, porque tenía el temor de que fuese lo contrario, porque el magistrado Flores dijo que por sus influencias la queja no prosperaría”.

Ocón no admite
Sin embargo, la doctora María Eugenia Acevedo Ocón manifestó que no conoce el informe, no ha sido notificada al respecto y nunca ha cometido los supuestos actos que la implican.

“De ninguna manera he tenido este tipo de actitudes”, dijo Ocón.

Señaló, además, que tiene muy buenas relaciones con el personal del Poder Judicial, y que es abogada de convicción, condición que nadie le puede quitar. “Yo soy abogada de convicción y lo seguiré siendo hasta que me muera”.

El informe señala en las conclusivas que el doctor Luis Flores Barrios demostró una conducta de maltrato a los trabajadores, actitudes racistas, clasistas, discriminatorias, recargo de excesivo de labores al personal y prepotencia, y que la doctora María Eugenia Ocón demostró abuso de autoridad, actitudes racistas, clasistas, discriminatorias y maltrato laboral.