María Mercedes Urroz
  • |
  • |
  • END

La noche del jueves, familiares y amigos de Dennis Antonio López Mendoza, de 29 años --torturado y asesinado en Guatemala--, recibieron su cadáver para que fuera velado entre los suyos.

Con la tristeza que embarga perder un ser querido, Elizabeth López manifestó que los responsables de la funeraria encargada de traer los restos de su hermano, informaron que el arribo sería por la tarde, sin embargo, debido al mal tiempo se produjo
el atraso.

“La llegada ha tardado más de lo esperado, porque en las carreteras hay derrumbes por la lluvia y hay que seguir desvíos, además, el carro fúnebre debe viajar a la velocidad permitida y hay que hacer trámites en las fronteras”, explicó Elizabeth López.

Reiteró que su hermano fue una gran persona, sin vicios, y se fue a trabajar como administrador del negocio del marido de una familiar.

Recordó que a inicios del mes, Dennis llegó de visita y estuvo por nueve días y se le esperaba de nuevo en diciembre.

El domingo último, Dennis López y el guatemalteco Gustavo Neftalí Ortiz Quiroz, de 30 años, fueron asesinados, tras haber sido secuestrados.

Heydi Mena Ramos, viuda de Gustavo Ortiz, esperó la llamada de rescate, pero no la hubo, sino otra --fatal-- para informar que su esposo y Dennis yacían en la valijera del Toyota negro, placas P961DJJ, abandonado cerca de la aldea Embaulada, en el kilómetro 28 y medio de la carretera a Bárcenas, Villa Nueva, Guatemala.

Todo hace presumir que la muerte se dio porque los mareros querían que se les siguiera pagando un mal llamado “impuesto de guerra”, ya que Gustavo Ortiz era dueño de una empresa de transporte pesado y de varias caponeras.