•  |
  •  |
  • END

A finales de 2012, Managua podría estar cerrando uno de los capítulos más oscuros de su historia: la clausura definitiva del vertedero municipal La Chureca, ubicado en el barrio Acahualinca.

Este bario ha sido reconocido durante décadas por dos cosas fundamentales: las huellas y el enorme basurero, donde se deposita toda la basura de la capital. Sin embargo, el próximo año Managua va a olvidarse del vertedero, según la programación de la municipalidad y de la cooperación española, que está financiando uno de los proyectos más ambiciosos en la historia de la capital del país.

Después de un recorrido por el sitio donde se ubica el basurero, se observa un panorama distinto al que se acostumbraron centenares de personas que, por generaciones, han vivido en este basurero.

Quizás el paso de los camiones de basura todos los días a todas horas, será una referencia histórica. Todavía no se sabe el nuevo sitio donde se depositará la basura a partir del día cuando, definitivamente, se cierre La Chureca como basurero.

Hasta el momento, el avance es considerable en la parte del sellado del vertedero, y donde había montañas de basura ahora hay una explanada, en cuyos bordes se han sembrado pequeñas plantas para evitar la erosión, y para empezar a dar vida al lugar donde hasta hace un año y medio se depositaban toneladas de basura.

Funcionarios de la Alcaldía de Managua y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) manifestaron que el rellenado está casi por finalizar, con un nivel de cumplimiento de casi el 80%.

Posteriormente, se construirá una planta procesadora de basura que dará trabajo a unas 120 personas. Además, el proyecto contempla la construcción de unas 250 viviendas en los alrededores del vertedero. Se trata de un proyecto integral, afirmó José Manuel Mariscal, Director de la Aecid.

Fin de una era
El vertedero municipal, que ocupa 40 hectáreas, está ubicado a orillas del lago Xolotlán, y fue creado en 1973 como una opción para resolver el problema de la basura en la capital.

Según datos de la Alcaldía, desde ese año hasta la fecha se han depositado 8 millones de metros cúbicos de desechos, es decir, alrededor de 17.5 millones de toneladas. Durante casi 40 años, el lugar ha sido un centro de contaminación para toda la capital, causando problemas, sobre todo, a las casi 20 mil personas que habitan en sus alrededores.

En el interior del vertedero se localizan 190 familias, aunque en la actualidad, como resultado del proyecto de construcción de viviendas, la cifra se incrementó a casi 250. Todas viven en condiciones sumamente precarias, y expuestas a riesgos de salud.

Un proyecto pionero
El 2 de agosto de 2007, durante su viaje oficial a Nicaragua, la Vicepresidenta del Gobierno de España, María Teresa Fernández de la Vega, visitó el vertedero de La Chureca, en Managua, y se reunió con la población del lugar. Ello le permitió comprobar las condiciones extremas en las que esas personas desarrollaban su vida.

Finalmente, el gobierno español aprobó un financiamiento de 40 millones de dólares, para el proyecto, el cual inició en mayo de 2008, durante la administración del ex alcalde Dionisio Marenco, y finalizará en 2012, si todo se desarrolla conforme lo programado con la actual Administración.

El director de la cooperación española en Nicaragua, José Manuel Mariscal, informó que este mes de septiembre finalizará el proceso de licitación para contratar a las empresas nacionales que construirán las viviendas en el lugar, así como las que realizarán las obras de construcción de calles, drenaje sanitario, drenaje pluvial, instalación de energía eléctrica y de agua potable para las viviendas.

Basura enterrada
Efectivamente, el vertedero fue dividido en cuatro secciones o sectores, que se han venido sellando a lo largo de estos meses, cambiando de esa forma el panorama de lo que en determinado momento ha sido el lugar más contaminado del país.

Fidel Moreno, Secretario General de la Alcaldía de Managua, explicó que ya “hay dos sectores que están totalmente terminados e impermeabilizados. En una de las laderas de este talud que construyó la basura ha sido colocada una grama para evitar la erosión”.

De acuerdo con el funcionario de la comuna, ya hay casi un 80% de avance de esta parte del proyecto, por lo que estima que en el primer trimestre del próximo año “lo terminamos”.

En las laderas que llegan al lago, también se está trabajando, para evitar que por efecto de las lluvias se vayan deslizando hacia el cuerpo de agua.

La gran pregunta
Para el ex alcalde de Managua, Dionisio Marenco, éste es un gran proyecto, ya que cambiará a la capital tanto desde el punto de vista estético como de salubridad, lo cual es un enorme logro.

Sin embargo, salta a la vista la gran pregunta sobre el destino de las casi 1,500 toneladas de basura que produce la capital, y que tienen que ser eliminadas de una o de otra forma.

Para el ex alcalde, la solución la dejaron planteada al salir de la alcaldía: habilitar un sitio en Tipitapa, el cual ofrecía todas las condiciones para ello, ya que estaba lo suficientemente alejado de los núcleos urbanos, “ya lo había seleccionado con el alcalde de Tipitapa de ese entonces”; cerca de Mateare era otra opción, pero se descartó.

La actual Administración, todavía no tiene una idea muy clara sobre este punto. Fidel Moreno apunta a que la solución sea industrial, con las plantas de tratamientos.

La cooperación española ha dejado una ventana abierta y ha asegurado que pueden continuar apoyando el proyecto más allá de lo que ahora se está haciendo. Una afirmación que la Alcaldía ha retomado, cuando afirma que se está contemplando la posibilidad de buscar más recursos para pensar en una respuesta definitiva al problema de la basura.