•   Bluefields / END  |
  •  |
  •  |
  • END

Este sábado zarpó de aguas nicaragüenses el buque de la armada estadounidense Iwo Jima, cuya tripulación permaneció durante nueve días atendiendo a la población de Bluefields, Corn Island, El Bluff, Rama Cay y comunidades aledañas del Caribe Sur.

De acuerdo con el ministro consejero de la embajada de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Downs, estas acciones expresan más que las palabras, y señaló que a través de la operación “Promesa Continua 2010” se brindó atención médica a más de 6,000 pobladores, se realizó cirugías en más de 60 pacientes, se vacunó a unos 1,500 animales y se realizaron obras de mantenimiento en estadio, parques y canchas.

La clínica del Iwo Jima
El capitán Michael Hopkins, director de la clínica en el buque, dijo que las demandas atendidas en la clínica fueron operaciones generales de hernias y de quistes, y oftalmológicas, como
cataratas.

Hopkins informó que los pacientes atendidos en la clínica del buque permanecieron dos días a bordo. El primer día eran acomodados y al segundo día se les hacía la confirmación del diagnóstico, se realizaba la cirugía y pasaban a la sala de recuperación, para egresar al tercer día. En la jornada se utilizaron los cuatro quirófanos del buque.

El comandante William Tanner, jefe de la misión médica, dijo que además de asistencia médica realizaron intercambio de experiencias con el personal del Minsa, se hicieron reparaciones de equipos médicos del hospital regional; aseguró también que las condiciones del colegio donde está instalado el hospital terrestre, son las mejores.

Rol de los marines
En la misión, participaron 500 marines del Comando Sur de Estados Unidos, quienes forman parte de “Promesa Continua 2010”. El teniente coronel Chris Richie, jefe de los marines, señaló que la misión les permite fortalecer las capacidades de éstos. “El premio es poder ayudar a las personas. Gracias a esta experiencia los marines aprenden a desarrollar valores humanitarios necesarios para su desarrollo integral”, explicó Richie.

Thomas Chasseen es el jefe del buque, e indicó que trabajar con 1,600 personas es divertido, porque “asumes un reto, donde el trabajo en equipo y el entrenamiento del personal es la clave para el éxito de la misión”.

El capitán Thomas Negus, Director de “Promesa Continua 2010”, dijo que esta misión es entre países amigos, “es el compromiso del pueblo estadounidense con sus vecinos. La unidad entre nuestros pueblos y la sociedad de nuestros países es lo que le da fortaleza a estas misiones”, expresó el militar. Ésta es la cuarta vez que la Misión viene al país.

El capitán Negus destacó que el costo total de la misión es de entre 20 y 25 millones de dólares, que se invierten en alimentación, combustible, salarios y la cooperación en asistencia médica. Más de 20 ONG participan con su personal y donaciones en cada país que la misión visita.

Costeños agradecidos
El concejal Rubray Murry dijo que el apoyo de los visitantes es invaluable. “Estamos agradecidos con ellos porque nos apoyan con este estadio que representa una oportunidad para que los jóvenes tengan un espacio de recreación y salgan de las drogas”, dijo.

Don Andrés Aragón López, de 60 años, originario de Torzuani, al norte de Bluefields, indicó que se operó de una hernia inguinal, y está bien para comenzar a trabajar en la producción de granos básicos.

Por su parte Martha Prudo, acompañante e hija de la señora Perla Wilson de 77 años, y quien se operó de la vista, dijeron estar satisfechas con la atención del personal y que su madre se recuperó bien.

Promesa Continua es un programa de asistencia humanitaria de EU. La primera misión se realizó en 2007. Hasta la fecha se han hecho cuatro misiones en toda la región. El embajador Robert Callahan anunció que se planea el arribo próximo de otro buque, que atracaría en un puerto del Pacífico de Nicaragua.