•   CARACAS, VENEZUELA  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El partido del presidente venezolano, Hugo Chávez, ganó las elecciones parlamentarias de ayer al lograr al menos 94 diputados sobre un total de 165, pero compartirá el poder con la oposición, que obtuvo más de un tercio de los escaños y declaró haber tenido un 52% de los votos.

Ocho horas después del fin de las votaciones, el Consejo Nacional Electoral (CNE) divulgó unos resultados incompletos pero reveladores, según los cuales el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, en el poder) tendría al menos 94 diputados, la oposición un mínimo de 60 y el partido de izquierda Patria Para Todos (PPT), dos. De esta forma, Chávez no alcanzó su objetivo de conseguir dos tercios de escaños, esencial para avanzar en su proyecto de socialismo del siglo XXI y para llegar fortalecido a las presidenciales de 2012, cuando aspira de nuevo a un tercer mandato de seis años.

Con 110 diputados, es decir dos tercios de la Asamblea Nacional, el PSUV habría podido aprobar sin dificultad leyes orgánicas y lanzar una Asamblea Nacional Constituyente, así como nombrar, sin debate previo, a los responsables del resto de poderes públicos, como la Fiscalía general, la presidenta del Tribunal Supremo o el poder electoral. "Bueno mis queridos Compatriotas, ha sido una gran jornada y hemos obtenido una sólida victoria. Suficiente para continuar profundizando el Socialismo Bolivariano y Democrático. Debemos continuar fortaleciendo la Revolución!!", dijo Chávez vía la red social Twitter y sin aparecer en público tras la divulgación de resultados.

Chávez hubiera sido derrotado en presidenciales
El CNE no divulgó el dato esencial: el total de votos conseguidos por cada fuerza política, aunque según el bloque opositor, sus candidatos habrían logrado un 52% de los sufragios. Si esta cifra se confirma, el mensaje para Chávez sería preocupante, ya que si Venezuela hubiera celebrado presidenciales ayer, el mandatario, que goza de altos índices de popularidad, habría sido derrotado. Pero en este momento y en virtud de una polémica ley electoral aprobada hace unos meses, la oposición puede ganar en votos pero perder en número de escaños, lo cual crea una situación inédita en el país.

Esta ley establece que los Estados menos poblados, donde el gobierno de Chávez es más popular, están tan representados en el Parlamento como los que concentran mayor población, que en este momento están gobernados por la oposición. "Debemos celebrar cívicamente y con alegría, pero eso no debe en modo alguno impedirnos reclamar lo que es justo: logramos el 52%" de los sufragios", subrayó Ramón Guillermo Aveledo, portavoz del bloque opositor de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Desde 2005, la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) estaba controlada por el oficialismo, que poseía unos 150 diputados, debido a que la oposición decidió no presentarse a los comicios legislativos. Cinco años después y unidos en la Mesa de Unidad Democrática, los opositores dejaron de lado sus diferencias con el único fin de frenar a Chávez.

Este conglomerado de partidos políticos celebró su avance electoral haciendo un llamado a la "unidad" y a la "reconciliación" de todos los venezolanos. "Nadie tuvo la mayoría total, lo cual nos obliga a negociar", recalcó Pablo Pérez, gobernador opositor del Estado Zulia (oeste).

Oposición se imponen en varios estados
Según el CNE, la participación en los comicios fue de 66,45%, un porcentaje muy elevado, que según Luis Vicente León, de la consultora Datanálisis, favorece a los adversarios políticos del gobierno. La oposición se impuso fácilmente en estados como Anzuátegui, Zulia, Táchira y Nueva Esparta, tradicionalmente no chavistas, mientras que el PSUV arrasó en Barinas, Lara, Distrito Capital y Estados amazónicos.

Problemas como la creciente violencia, la inflación récord, el desempleo, la falta de viviendas o los ataques a la propiedad privada, usados por la oposición para pedir un cambio de rumbo fueron claves para frenar el empuje del partido de Chávez.

Queda por determinar si el PSUV llegará a los 99 diputados, lo que le daría la prerrogativa de otorgar al presidente poderes excepcionales para legislar por encima del Parlamento. "Es una lucha larga, es una lucha de todos los días, es una batalla que no termina", resumió el líder del PSUV Aristóbulo Istúriz tras conocer los resultados.

-----------------------------------------------------------------------
Larga noche de espera tensa a venezolanos
Caracas (EFE)
Los venezolanos esperaron la noche de ayer los resultados de las cruciales elecciones parlamentarias celebradas ayer, que estuvieron marcadas por la normalidad y por una alta participación.

Los centros electorales cerraron oficialmente a las 18.00 horas locales (22.30 GMT), aunque después de esa hora permanecieron abiertos varios colegios donde quedaban personas aguardando para decidir con sus votos la configuración de la futura Asamblea Nacional, de 165 diputados.

Tras el cierre oficial, candidatos y líderes políticos del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela y de los partidos opositores empezaron a concentrarse en sus respectivos cuarteles, a la espera de conocer si el presidente Hugo Chávez mantiene un respaldo mayoritario en la cámara o si se lo ha quitado la oposición.

Las autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) pidieron a la ciudadanía esperar con calma y en paz los resultados de las elecciones.

La vicepresidenta del CNE, Sandra Oblitas, indicó tras el cierre de los centros de votación, que el organismo ofrecería boletines con los resultados de la elección al Parlamento Latinoamericano, y también “con información general” de todos los diputados de la Asamblea que “sean estrictamente irreversibles”.

Previamente, Oblitas señaló que no había “ninguna razón” para cerrar un centro de votación mientras hubiera electores esperando para votar, pues la ley permite que permanezcan abiertos.

Responsables de ambos bandos redoblaron por la tarde los llamados a votar a través de la red social Twitter, empezando por el presidente, en tanto el CNE anunció que un 54.5% de las 36,563 mesas serían auditadas para verificar la pulcritud del proceso de comicios, que se realiza con un sistema automatizado de votación calificado de seguro por parte de las autoridades venezolanas.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, subrayó como “muy importante el proceso de verificación ciudadana” de los sufragios, y llamó a los ciudadanos a que “esperen con tranquilidad los resultados”, y “que se mantenga hasta el final la paz y la alegría” que han marcado la jornada.

Incidentes menores en elección
“Todo está normal”, y lo único “preocupante” es que “se ha especulado con rumores dirigidos a crear dudas sobre la transparencia del sistema electoral, buscando materializar una hipótesis de fraude”, explicó el general de Ejército Henry Rangel, quien reveló la detención, el viernes, de cinco personas en el noroeste de Venezuela, con “una cantidad considerable de artefactos y elementos”, entre ellos bombas “molotov”.

Los invitados nacionales y extranjeros a acompañar los comicios parlamentarios venezolanos resaltaron la alta afluencia de los votantes en los centros electorales del país. El diputado del Partido español, Gustavo de Arístegui, dijo que observó que los votantes “tienen un entusiasmo, una paciencia, una alegría, una ilusión” en participar en los comicios legislativos.

El CNE invitó a 150 acompañantes internacionales para presenciar el proceso electoral, y autorizó a los partidos políticos a traer a otros 60 observadores extranjeros.