Máximo Rugama
  •   ESTELI  |
  •  |
  •  |
  • END

Los familiares del jovencito Lésther Ariel Jiménez Ártica, cuyo cuerpo fue arrastrado por las embravecidas corrientes del río Estelí, la noche del sábado, todavía tienen esperanza de encontrarlo con vida.
 
En el último de los casos señalaron que por lo menos tendrían un poco de consuelo si encontraran el cuerpo para darle cristiana sepultura.
 
Las autoridades policiales conocieron que el muchacho  había sido arrastrado por las corrientes del río Estelí al intentar cruzar a bordo de una bicicleta y en estado de ebriedad en el puente vado del  barrio "El Rosario" de esta ciudad.
 
Desde el sábado, esa estructura ha sido rebasada por las fuertes
corrientes, generadas por  las lluvias provocadas por el paso de la tormenta  Mathew.
 
El muchacho vivía en el  barrio Felipe y Mery de Estelí y era hijo de los señores  Amelia Ártica y Emilio Jiménez González.
 
Jiménez Ártica dejó viuda a su esposa la señora Rebeca Maradiaga. El muchacho era piel blanca, contextura delgada, estatura 1.65 metros, pelo liso corto, peinado hacia atrás, narizón. También tenía tatuado su nombre en el brazo derecho.
 
Lésther  salió a las tres de la tarde del sábado de su casa de habitación, vistiendo pantalón azul, zapatos deportivos color blanco, camisa celeste con rayas negras, a bordo de su bicicleta color rojo con manchas negras.
 
Joven desaparecido discutió con una dama
Según indagaciones de la Policía esteliana, este ciudadano estuvo ingiriendo licor con dos ciudadanos, entre ellos una dama, de los cuales se desconocen sus identidades. De acuerdo a las pesquisas policiales, se supo que los compañeros de tragos discutieron entre sí y el joven desaparecido salió con dirección oeste en su bicicleta junto con el otro ciudadano, pero sólo el desaparecido intentó cruzarse la rampa en estado de ebriedad y perdió el equilibrio, siendo arrastrado por las corrientes.
 
Miembros de la  dirección general de bomberos, bomberos voluntarios y la Cruz Roja, se vieron obligados a suspender la búsqueda del cadáver debido la fuerza de las corrientes del río Estelí, que se encuentra desbordado.