elnuevodiario.com.ni
  •   GUATEMALA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades de Guatemala mantienen hoy la alerta naranja en el país por la persistencia de un frente de bajas presiones que dejará lluvias durante 72 horas, tras el paso de la depresión tropical Matthew, que dejó miles de afectados este fin de semana en el país.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), informó hoy en un comunicado que se mantiene la alerta naranja como medida de prevención, porque la saturación de agua en los suelos representa peligro de deslizamientos y de crecida de ríos en todo el país.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) indicó que el frente de bajas presiones está situado en el Caribe, pero afecta regiones de la costa sur y meseta central, que incluye la capital.

Una fuente de la institución precisó que las lluvias moderadas caen en regiones de los departamentos de Escuintla, Retalhuleu, Suchitepéquez, Jutiapa, Sololá, Quetzaltenango, San Marcos y Guatemala.

Matthew deja miles de afectados
Este país fue afectado el fin de semana por torrenciales lluvias por la depresión tropical Matthew, que dejó miles de afectados, causó inundaciones y derrumbes, pero hasta el momento no se han reportado muertes ni daños personales.

Las inundaciones, según explicó el portavoz de la Conred, David de León, afectaron a 8.279 personas y dejaron en riesgo a otras 833, mientras que la cifra de damnificados -personas que sufrieron inundaciones y sus casas sufrieron algún tipo de afectación- suman 1.984.

El funcionario anotó que un total de 2.610 personas fueron evacuadas y de ellas 1.063 permanecen hoy albergadas en los refugios temporales habilitados por las autoridades. El temporal también provocó daños leves y moderados a 1.437 viviendas.

Durante el 2010, las lluvias han dejado en Guatemala cerca de 270 muertos, más de medio millón de afectados y pérdidas económicas estimadas en 1.553 millones de dólares.

La tormenta Matthew, que se convirtió el domingo en un sistema de baja presión en el Golfo de México, se alejó degradada a depresión tropical de Centroamérica, donde dejó miles de afectados.