•   Waspam, RAAN  |
  •  |
  •  |

Aunque las lluvias y los vientos de la tormenta Mathew no fueron tan intensos como se esperaba, la fragilidad de la infraestructura y la vulnerabilidad de muchas comunidades ribereñas del Río Coco, fueron factores determinantes para que el fenómeno provocara algunos daños de cierta envergadura en el municipio caribeño de Waspam.  

 El alcalde de Waspam, José Osorno López, informó que hasta el momento la Dirección de Defensa Civil y el Comité Municipal de Prevención de Desastres de esa comuna contabilizan 45 casas destruidas y 136 dañadas parcialmente. También se registraron 41 pozos contaminados y 126 letrinas averiadas.

Osorno explicó que de las 4 mil 304 personas que habían sido evacuadas (muchas de ellas auto evacuadas), ya retornaron a los lugares donde residen habitualmente. Entre las comunidades más castigadas por Mathew se encuentran Cabo Gracias a Dios y Sawua, donde se reportan daños ambientales considerables. En la primera colapsaron 5 viviendas y 35 resultaron averiadas. En la segunda sucumbieron 6 casas  y 14 quedaron maltrechas.

Primero auxilios
El Programa Mundial de Alimentos (PMA) fue una de las primeras agencias que brindó asistencia humanitaria a los damnificados de Mathew en Río Coco. El funcionario del SINAPRED, Norman Sánchez, informó que el PMA ha donado 27 toneladas de alimentos entre los que se cuentan 680 sacos de arroz de 66 libras cada uno, 650 botellas de aceite de cocinar de 1.5 litros por unidad, 200 bolsas de cereal de 55 lbs. Cada uno y 30 sacos de Arvejas de 110 libras por cada costal.

Sánchez declaró que este avituallamiento servirá para alimentar a 6 mil 200 personas por un período de 8 días. “ENABAS también ha aportado alimentos para los damnificados pero en estos momentos tenemos un contratiempo en el traslado de otro cargamento procedente de Managua por la crecida del Río Wawa que impide el paso de los camiones”, explicó el funcionario.

La delegada municipal del MINSA en Waspam, doctora Celestina Padilla, informó que cuentan con un lote de medicinas y cloro para atender pacientes y mejorar la calidad del agua de consumo humano. Sin embargo, ella insiste en la urgente necesidad de sanear los pozos contaminados por las inundaciones provocadas por Mathew y la reparación de las letrinas para impedir el surgimiento de brotes o epidemias de diarrea y enfermedades respiratorias que son de las más comunes en esa zona.

El jefe de la Defensa Civil en la RAAN, teniente coronel Freddy Herrera, señala que aún no se han cuantificado los daños ocasionados por Mathew en las comunidades de Río Coco las que ya habían perdido gran parte de sus plantaciones de arroz, banano, plátano y yuca, por las inundaciones provocadas por las copiosas lluvias de la estación invernal. “Se ha vuelto un problema cíclico y endémico; algunas personas opinan que se debe reubicar a pobladores que viven en sectores altamente vulnerables a las inundaciones y desbordamientos de los ríos. También proponen localizar mejor las áreas más seguras y aptas para la agricultura”, indicó Herrera.