•   CARACAS/AGENCIAS  |
  •  |
  •  |
  • END

La oposición de Venezuela, aglutinada en Mesa de Unidad Democrática, resaltó ayer que consiguió el 52 por ciento del voto popular en los comicios legislativos, lo que no se tradujo en una mayoría parlamentaria debido a la distribución de los escaños por circunscripciones.

"Somos mayoría, tenemos el 52 por ciento de los votos", anunció el secretario de la Mesa, Ramón Guillermo Aveledo, desde la sede del mando de campaña de la MUD, antes de agregar que el CNE "ha obviado dar un dato que es crucial en el voto popular para la AN", y es que la alianza ha ganado en votos aunque no en diputados.

Mientras, el presidente Hugo Chávez retó ayer lunes a la oposición a que convoque un referéndum para revocar su mandato, aprovechando los buenos resultados que dijeron haber obtenido en las elecciones legislativas del domingo.

"Ya yo cumplí tres años, tiempo más que suficiente para que revoquen mi mandato. Convoquen ya un (referéndum) revocatorio", lanzó Chávez en una conferencia de prensa en el Palacio de Miraflores de Caracas.

"Ahora dicen: 'Vamos a por Chávez. ¿Pero por qué tienen que esperar dos años? ¿Y si en dos años me recupero?", se preguntó, en la primera aparición pública tras conocerse los resultados de los comicios.

"Yo los reto, les hago el reto público, y ojalá me responda alguno de ellos. Ojalá responda alguno de los que anda desaforado desde esta madrugada", agregó.

"Son todos unos partiditos, unos micropartidos", dijo Chávez sobre la oposición, a la que tildó, además, de "contrarrevolucionaria" y "ultraderecha".

Victoria de la democracia

En tanto, el alcalde de Caracas, el socialdemócrata Antonio Ledezma, calificó el resultado de la jornada del domingo como una "victoria de la democracia", y aseguró a Efe que los comicios demostraron una voluntad real por parte de los venezolanos, de sustituir al actual Gobierno "revolucionario" de Hugo Chávez.

Ledezma reiteró sus críticas contra la Ley Electoral vigente en Venezuela, a la que calificó como "fraudulenta", con el argumento de que es "inaceptable" que teniendo una mayoría de votos, la oposición haya obtenido menos diputados que el PSUV.

Por su parte, el candidato opositor por el circuito tres de Caracas, Richard Blanco, denunció que la oposición consiguió "más diputados" que los tres que el CNE le adjudicó en el Distrito Capital, y anunció que a partir de mañana pedirá revisar "todas y cada una" de las actas de escrutinio.

La jornada de comicios, a los que fueron convocados más de 17.5 millones de venezolanos, transcurrió con normalidad, y fue calificada como exitosa por las autoridades electorales, que reportaron una asistencia a las urnas del 66.45%.

Chávez deberá legislar con oposición

El partido del presidente venezolano, Hugo Chávez, ganó las elecciones parlamentarias del domingo al lograr la mayoría de diputados, pero deberá ceder un importante espacio a la oposición, que obtuvo más de un tercio de los escaños y dijo haber logrado mayor número de votos.

Según los datos parciales divulgados por el Consejo Nacional Electoral, CNE, el Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, en el poder, tendría al menos 94 diputados, la oposición un mínimo de 60, y el partido de izquierda Patria Para Todos, PPT, dos, en la nueva Asamblea Nacional (Parlamento unicameral).

De esta forma, Chávez no alcanzó su objetivo de dos tercios de escaños, esencial para avanzar en su proyecto político socialista y para llegar fortalecido a las presidenciales de 2012, cuando aspira de nuevo a un tercer mandato de seis años.

A partir del próximo enero, el PSUV tendrá que debatir con la oposición para aprobar leyes orgánicas o para lanzar una Asamblea Nacional Constituyente. Tampoco podrá aprobar, sin negociación previa, gastos del Ejecutivo, ni nombrar a los responsables del resto de poderes públicos, como la Fiscalía o los jueces del Tribunal Supremo.

"No queremos convertir la Asamblea Nacional en un ring de boxeo, sino en un lugar donde se debata, donde se discutan las leyes que tiene en mente el país", pidió ayer lunes Julio Borges, elegido diputado por la Mesa de la Unidad.

Victoria amarga

Al conocer los resultados, los líderes del oficialismo celebraron que mantenían la mayoría de diputados, pero el ambiente en sus filas era más bien una victoria amarga.

"Tenemos 98 diputados a la Asamblea Nacional, lo que indica una mayoría absoluta, una victoria contundente", se felicitó el dirigente del PSUV Aristóbulo Istúriz.

Hecho inédito, el CNE no divulgaba hasta anoche el dato más esperado: el total de votos conseguidos por cada fuerza política, aunque según el bloque opositor, sus candidatos habrían ganado la votación con un 52% de los sufragios.

En virtud de la Ley Electoral aprobada hace unos meses, la oposición pudo tener más votos, pero perder en número de escaños.

"Un 52% de los electores ha dicho que el rumbo autoritario del gobierno no es el camino. Se acabó el miedo", se felicitó Ismael García, diputado reelegido por Podemos (izquierda, disidente del chavismo)
Si esta cifra se confirma, el mensaje para Chávez, que siempre ha gozado de una gran popularidad y convirtió estos comicios en un plebiscito, sería más que preocupante.

"Chávez lleva casi 12 años poniendo a prueba su carisma. Pero los carismas también se gastan. Él puso a girar toda la campaña a su alrededor, y es muy difícil que no evalúe esta elección como una derrota personal", declaró a la AFP el analista Alberto Barrera, coautor de la biografía "Chávez sin uniforme".

Queda por determinar si el PSUV llegará a los 99 diputados, lo que le daría la prerrogativa de otorgar al presidente poderes excepcionales para legislar por encima del Parlamento, algo que ya ocurrió en esta legislatura.

Este lunes, el gobierno de Estados Unidos felicitó a los venezolanos por las elecciones, y confió en que sirvan para "profundizar el diálogo".

Para la Organización de Estados Americanos (OEA), las elecciones mostraron que "se puede hacer política en paz". Ahora queda por delante la tarea de "buscar caminos comunes" entre las partes para el bien del país.