•  |
  •  |
  • END

Tristes y nostálgicos se encuentran pobladores de la zona costera de San Francisco Libre, quienes en tres días han visto como el agua del Lago Xolotlán ha destrozado el esfuerzo de una vida.

No más alentadoras son las condiciones en Colón Viejo, ubicado en el departamento de Rivas, donde más de 20 familias han decidido autoevaluarse, y el Ejército de Nicaragua las está trasladando a un sitio conocido como Colón Nuevo.

En el municipio de San Francisco Libre, los habitantes señalaron que esta inundación es superior a la que vivieron con el huracán Mitch, en 1998, ya que esta vez el lago penetró un kilómetro adentro, y ya tiene anegadas las casas de la línea costera, sumado a que el fuerte oleaje está haciendo que la corriente sobrepase la carretera y empiece a inundar las viviendas de otros sectores aledaños.

El alcalde de ese municipio, José Ángel Velásquez, se reunió ayer con el Comité de Emergencia Municipal. Entre las cifras que maneja es que hay unas 55 casas anegadas, donde habitan 60 familias, que equivalen a 210 personas sólo en el casco urbano, y unas 20 familias en la zona rural, por lo que estiman que el número de afectados asciende a 300 personas.

De igual manera, están trabajando con miembros del Ejército y en horas de la tarde de ayer un camión llegó a dejar víveres que se mandaron a almacenar a una bodega.

Huyen del lugar

Martha Lorena Romero comenzó a vaciar su casa. El agua estaba en el patio, pero en horas de la noche del domingo, el fuerte oleaje hizo que llegara hasta las habitaciones.

“Estamos así desde hace 20 días, pero el lago estaba como a 300 metros de mi casa. Ahora ya se metió. Esto es peor que el Mitch, en la noche se pone peor, porque las olas la tiran hasta la carretera”, expresó.

Mientras Romero sacaba sus pertenencias, otros como doña Juana Saldaña ha decidido botar las paredes de su casa, para extraer el hierro y comenzar a construir en otra parte.

“Vamos de viaje, ya aliñamos todo. En seis años nunca miré nada así, pusimos bloques y retenedores, pero el agua es más fuerte; nos vamos a un lugar más alto a comenzar de cero, ¿qué le vamos a hacer?”, apuntó.

Además, los pobladores se mostraron temerosos, pues autoridades de la Alcaldía han expresado que de seguir las lluvias, van a “soltar” la presa Santa Bárbara, ubicada en la comunidad de San Isidro, carretera a León, la cual desemboca en la comunidad de Las Mojarras y va a parar al lago.

“Si sueltan la presa, no sólo nuestras casas van a terminar de desaparecer, sino las que están en la calle vecina”, añadió Saldaña.

Puerto “Carlos Fonseca” bajo el agua

Lo que hace dos meses fue el Puerto “Carlos Fonseca” ahora se encuentra bajo el agua y repleto de basura. Las autoridades municipales en conjunto con la Empresa Portuaria Nacional, EPN, optaron por cerrarlo. La única manera de ingresar es en panga, pero debido al fuerte oleaje nadie más que los vigilantes pueden entrar.

Colón Viejo bajo agua

Seis días después de que las aguas del lago Cocibolca penetraron en Colón Viejo, autoridades del Ejército de Nicaragua hicieron un recorrido para llevar víveres y colchonetas a los damnificados, que son unas 20 familias que decidieron autoevacuarse.

Aún se pueden observar a algunas personas en sus pangas trasladando las pocas pertenencias que les quedaron, y se mostraron molestos con las autoridades que hasta ayer se aparecieron por el lugar.

El alcalde de Cárdenas, Rodolfo Pérez, y el jefe del comando regional de Rivas, coronel Javier Salvador, visitaron otras comunidades como La Flor, Las Mercedes, Cárdenas y Sapoá.

Según Pérez, los afectados están siendo trasladados a Colón Nuevo, donde señaló que la comuna estará comprando unos lotes privados para que se conviertan en el nuevo hogar de aquellos que lo perdieron todo.

Mientras, el jefe del Comando Regional expresó que la zona va a ser declarada inhabitable, y, por tal razón, se colocará un puesto de control permanente ante la amenaza de que el sitio sea utilizado como ruta para el trasiego de droga.


(Con colaboración de Oscar Sánchez)