Máximo Rugama
  •   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |
  • END

Maquinaria pesada de la Alcaldía de Estelí y de la Empresa Constructora Las Segovias, EMCOSE, adscrita al Ministerio del Transporte e Infraestructura, incrementaron sus tareas para ubicar enormes cantidades de balastre o material selecto, a la orilla de una de las bases del puente Las Chanías, que ha sido inhabilitado por las autoridades debido al socavamiento que ha sufrido en su estructura por las fuertes corrientes del río Estelí.
 
La circulación de vehículos y de peatones, fue suspendida desde la tarde de ayer, luego que el Comité Municipal de Prevención, y Mitigación de Desastres, presidido por el alcalde esteliano Francisco Valenzuela,  en una evaluación
desarrollada, concluyera que era un serio peligrosa la circulación de automotores y de personas por ese lugar.
 
Es de señalar que la única ruta de pase con que cuenta Estelí, es la del puente que comunica la zona central de la ciudad y la parte oeste de la misma, ya que en la administración del anterior edil ingeniero Pedro Pablo Calderón, fue construida la obra y por su altura y buen diseño no ha colapsado ante las gigantescos corrientes del río Estelí.
 
El único inconveniente es que esa ruta se ha congestionado y por ello la Policía solo permite el paso cada quince minutos o media hora a grupos de diez vehículos aunque sean motorizados en aras de preservar la obra.
 
Como la misma además de encontrarse en un sitio que forzadamente los vehículos deben de atravesar la zona central de la ciudad y que el fue diseñado solo para transporte liviano, la Policía ha tomado una series de restricciones con la circulación de vehículos en aras de presentar la obra.
 
Dos desaparecidos
Cabe señalar que las fuertes lluvias no han cesado y eso ha provocado el desbordamiento de otros afluentes como el que atraviesa el municipio de La Trinidad, donde ayer a la media noche un ciudadano cayó a las corrientes. Con esta persona ya serían dos los que perecen ahogados en solo la última temporada de lluvias.

El ciudadano fue identificado como Julio y conocidos afirmaron que se dedicaba a tomar licor de forma constante.

Testigos aseguraron a periodistas estelianos que cuando observaron el cuerpo, arrastrado por las fuertes corrientes del río La Trinidad, procedieron a lanzarles cuerdas y trozos de madera que se agarrara pero todo resultó infructuoso.