José Adán Silva
  •  |
  •  |
  • END

El mayor general en retiro y ex inspector general del Ejército de Nicaragua, Ramón Calderón Vindell, apareció finalmente reclutado como gerente general de Alba Generación, uno de los tantos brazos comerciales del consorcio Albanisa, ligado a la familia presidencial.

En un campo pagado publicado ayer en los diarios, el tercer hombre más poderoso del Ejército de Nicaragua hasta febrero de 2010, apareció firmando una convocatoria de licitación pública, como gerente general de ALBA Generación.

Ahí se invitó a los interesados a ofrecer precios para el suministro de combustible fuel oil para plantas de generación termoeléctrica de Albanisa, cuyas oficinas quedan en el antiguo Centro de Convenciones Olofito en Managua.

El nombre del militar retirado, quien salió del Ejército en febrero pasado, causó revuelo a finales de diciembre de 2009, cuando se especuló que era el favorito del presidente Daniel Ortega para sustituir al entonces general de Ejército y comandante en jefe del cuerpo castrense, Omar Halleslevens.

Al final, el Ejército impuso la tradición de nombrar como jefe al jefe del Estado Mayor, y así resultó al frente de las Fuerzas Armadas el general Julio César Avilés Castillo.

¿Por qué se rodea de ex altos mandos?

Desde antes que asumiera la presidencia en 2007, el secretario general del FSLN, Daniel Ortega, ha atraído a su partido --y ahora a su gobierno-- a altos militares retirados del Ejército, incluyendo viejos compañeros de armas de las guerrillas.

El creciente peso de militares retirados de alto rango en posiciones clave de la administración pública de Nicaragua, ha generado comentarios de analistas y opositores, que especulan que el mandatario busca ganar voluntades de militares a través de ofertas de trabajo.

Desde enero de 2007, el presidente Ortega nombró por decreto y por contratación directa en cargos importantes al menos a medio centenar de oficiales retirados.

En marzo pasado se supo que el mandatario sumó a otros 17 militares retirados a cargos públicos, una parte de los cuales pasaron a retiro en febrero, cuando se produjo el recambio en la cúpula de las Fuerzas Armadas, que está establecido cada cinco años.

Actualmente hay oficiales retirados en la presidencia del Banco Central, en los ministerios de Salud, Agropecuario, Relaciones Exteriores, Instituto Forestal, Contraloría, Fiscalía, Zonas Francas, varios tribunales, Corte Suprema de Justicia y en el Consejo Supremo Electoral.

También ocupan posiciones en las delegaciones ante la Organización de los Estados Americanos y las Naciones Unidas y en varias embajadas, así como en empresas de petróleo y alimentos, y en la seguridad social.

En enero pasado, Albanisa contrató al contralmirante Juan Santiago Estrada, ex jefe de la Fuerza Naval, como gerente de la empresa procesadora de madera ALBA-Forestal.

Se menciona, del mismo modo, a dos generales de brigada en retiro que ocupan altos cargos en ALBA-transporte y en ALBA-equipos.