•  |
  •  |
  • END

La homofobia gubernamental es lo que según Abelardo Araya, Presidente del Movimiento Diversidad de Costa Rica, ha impedido que ese país avance en materia de restitución de derechos humanos para esta población que aunque si bien es minoría, históricamente ha sido condenada a la marginalidad, situación que ahora, organizados, buscan revertir. Entre las demandas que más atención pública ha ganado está la aprobación de las uniones civiles y de hecho, para ellos un “derecho símbolo”.

“No tenemos por qué venir a preguntar, ni suplicar si queremos derechos; tenemos los derechos, el Estado tiene la obligación de garantizarlos”, expresa Araya, reconociendo que aunque su tono suene arrogante, es la posición que deben tomar, porque sienten que su lucha está siendo boicoteada desde las altas esferas de gobierno.

“Buscamos el ejercicio de la ciudadanía plena”, expone Araya, para explicar que hace apenas una semana recurrieron de amparo ante Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica contra la Asamblea Legislativa, con el objetivo de que la iniciativa de ley para la aprobación de las uniones civiles y de hecho entre personas del mismo sexo que fue mandada archivar, vuelva a la corriente legislativa, pues considera “justo que si pagamos los mismos impuestos, tenemos los mismos deberes y responsabilidades, tengamos los mismos derechos”.

El representante de la diversidad sexual costarricense que esta semana participa en nuestro país en el Tercer Encuentro Centroamericano de Diversidad Sexual, llamó a los diputados ticos que le han dicho respaldan sus demandas a demostrarlo en esta nueva batalla que esperan los lleve a dar un avance significativo en el reconocimiento de lo derechos de la diversidad sexual.

Intercambio de experiencias para avanzar

Por su parte, Samira Montiel , Procuradora de la Diversidad Sexual, declaró que la reunión que durante tres días les convoca en Managua les sirve de intercambio de experiencias, entre las que resaltó las políticas públicas del Estado cubano y el proceso que está viviendo ese gobierno en relación con la restitución de derechos, pues es uno de los pocos en Latinoamérica que realiza las operaciones de reasignación de sexo de forma gratuita, da el acompañamiento psicológico y la terapia sustitutivo hormonal para las transgéneros “algo de lo que carecemos en Nicaragua”.