•  |
  •  |
  • END

Quien quiera realizar actividades partidarias, que las haga después del trabajo, es el señalamiento del procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, sobre la denuncia de trabajadores del Instituto de Seguridad Social, publicada el miércoles en EL NUEVO DIARIO, ante lo cual representantes del Frente Nacional de Trabajadores dicen que ésta es una práctica vieja y no hay por qué hacer escándalo.

Según trabajadores del INSS que pidieron anonimato por temor a represalias, hay colegas que utilizan el tiempo laboral para hacer actividades partidarias y solicitan contribuciones voluntarias. A esto se agregan contrataciones de personas favorecidas por vínculos políticos, que desplazan a personal de mayor experiencia.

“No me parece aconsejable que se realicen actividades de algún partido en horas de trabajo. Aquí --en la Procuraduría de Derechos Humanos-- hay miembros de por lo menos cuatro partidos, y yo no les puedo prohibir que hagan sus actividades, pero sólo autorizo que las realicen en hora de almuerzo o después de las 5 de la tarde. Primero me marcan la tarjeta de salida y luego que realicen sus cosas.

“Nosotros no actuamos sobre rumores, pero si aquí viene alguien interponiendo una denuncia formal, por ejemplo, que desde la institución donde trabaja le están quitando de forma obligatoria el 10 por ciento de su salario para un partido, entonces inmediatamente actuaremos, porque eso se llamaría robo”, dijo el procurador de Derechos Humanos.

“Eso es viejo”, dice funcionario del FNT
Por su parte, José Ángel Bermúdez, secretario ejecutivo del FNT, expresó que la contratación de personal a fin de intereses del partido de gobierno es una práctica vieja y que antes nadie se quejaba.

“Esa es una campaña que no le hace ningún bien a nadie. Los puestos de trabajo no son políticos ni ideológicos”, dijo Bermúdez, comentando que tal como en sus filas sindicales hay de diversos partidos, igual sucede en el INSS.

“Este personal nuevo contratado también son seres humanos que necesitan del empleo, lo único que hay que ver es si son eficientes. La institución tendrá mecanismos de evaluación. Si hay violaciones en materia laboral, los afectados pueden recurrir al Ministerio del Trabajo o denunciarlo en los sindicatos”, indicó Bermúdez.