•  |
  •  |
  • END

Familiares de Alicia Indira Fernández Romero, la paciente que falleció cuando médicos le practicaron un implante de mamas y una liposucción, pidieron a los galenos que se han dado a la tarea de exigir la libertad de la anestesióloga Auxiliadora Rodríguez en las diferentes instituciones que imparten justicia, que no perturben el proceso judicial que permitirá esclarecer dicha muerte.

Indira Alicia fue intervenida en tres ocasiones, la última vez por el doctor Edgardo Morales Gutiérrez, en el Centro Médico Americano, el pasado jueves 15 de abril. Se le practicó una reestructuración vaginal, implante de mamas y una liposucción, en tan sólo 40 días y posteriormente falleció en el Hospital Antonio “Lenín Fonseca”. Familiares interpusieron una denuncia, y como resultado de la misma, Rodríguez permanece guardando prisión preventiva en el Sistema Penitenciario La Esperanza.

“Esto fue (la muerte de Alicia) algo meramente particular y privado lo que hicieron estos médicos, no fue en un hospital público, ocurrió en una clínica que no estaba autorizada, por eso los médicos deben considerar que esto nada tiene que ver con el cuerpo médico… pedimos que no interfieran en la administración de justicia, porque de esta manera se están haciendo cómplices del delito y afectando a nuestra familia”, exhortó Eduardo Fernández, hermano de la víctima.

Apoyo médico continúa

Mientras, los galenos luego de plantarse este martes en las instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial y del Ministerio Público para exigir la liberación de su colega, ayer visitaron a Rodríguez en el Sistema Penitenciario La Esperanza.

“Cuando nos vio, ella se puso a llorar, desgraciadamente no tuvimos mucho tiempo porque no sabíamos el horario de visita, y sólo estuvimos como una media hora.

Ella confía que todo va a salir bien al igual que nosotros, indudablemente, hay una pena porque no está la familia con ella, pero su espíritu ha mejorado. Ella no hizo ningún daño, y son cosas que a cualquiera le puede pasar y uno no lo desea, más bien uno busca cómo salir adelante”, confió Fernando Rojas, médico anestesiólogo del Hospital “Bertha Calderón”.

El médico Edgardo Morales Gutiérrez, quien operó a la víctima, se dio a la fuga y tiene una orden de captura que no ha sido efectiva.

Él es originario del departamento de León, pero residía en Managua. Ayer se rumoraba entre los galenos que había sido detenido, pero la comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía, dijo que aún está prófugo.