•  |
  •  |
  • END

La inconstancia de las lluvias ha ayudado a que el suelo se vaya secando poco a poco, pero en algunos sectores como en Granada, una leve brisa aumenta el nivel del lago Cocibolca, que ya inundó otros lugares que se habían salvado de la fuerza de las aguas, mientras en otros departamentos los daños en la infraestructura vial siguen siendo los principales obstáculos de sus pobladores.

La noche del jueves, en la Gran Sultana manifestaron que las camionetas en que los pequeños comerciantes trasladan la mercadería ya no pueden transitar por la fangosa carretera, y más bien se exponen a dañar el vehículo o a quedar pegados.

Los afectados, además, se quejaron de que el Comité de Emergencia local solamente está entregando paquetes alimenticios a las familias que están con el agua al cuello, cuando sienten que su situación también es crítica.

“Nos preocupa que ya no vayan a Granada a comprar la comida, porque no vamos a tener qué comer. Aquí vemos que el gobierno anda regalando comida, pero a nosotros no nos han dado nada”, señaló doña Mariela Ruiz.     
Las dos zonas de acceso a El Paso no están habilitadas al sur por el pésimo estado de la carretera, y al norte por el desbordamiento del río Panaloya, cuyas aguas entraron unas 60 varas hacia tierra firme.

Los habitantes de Malacatoya recibieron la mala noticia de que la comuna granadina no rehabilitará la barcaza durante lo que queda del invierno, según lo expresó el ingeniero de la alcaldía, Alonso Cano. “Así estará mientras la situación dure, difícilmente podremos reactivarla, dado que las condiciones del río no lo permiten”.

También el Centro Turístico

El Centro Turístico “Lorenzo Guerrero” tampoco ha escapado de los embates de la naturaleza. Conocidos locales como El Kayak y Los Gemelos sobresalen en afectaciones, lo mismo que el restaurante de la Cabaña Amarilla.

“Nosotros no tenemos dinero, ¿de dónde vamos a sacar para pagar si el negocio ha estado malísimo? Para esta fecha de otros años ya teníamos lleno de devotos de San Jerónimo, que después de las fiestas de Masaya se venían para acá. Ahora no vemos nada de eso”, lamentó Mauricio Aburto, copropietario del lugar.

El restaurante El Jobo, ubicado en el Club Náutico de la Marina Cocibolca, tuvo que prescindir del servicio de sus meseros, luego que la asistencia de turistas decayera de manera considerable. Por su parte, los lancheros perciben un descenso de casi el 50% de movimiento turístico.

Puentes de Estelí con más daños

Varias comarcas ubicadas en la zona suroeste del municipio de Estelí continúan aisladas, debido a que el río que atraviesa los sectores conocidos como El Pastoreo y Agua Fría, ha socavado el puente. Actualmente sólo hay circulación de peatones, porque el río Estelí, que pasa por el lugar, afectó una de las bases y el acceso al mismo por la parte este.

Producción de leche afectada
De ese sector sale gran cantidad de productos lácteos, hortalizas y granos básicos por lo que la población y los mismos productores están resintiendo los efectos del problema.

Varios litros de leche que eran vendidos en puestos de barrios pobres para los niños que van a clases, ahora no llegan a la ciudad. Los productores se han visto obligados a convertir la leche en cuajada, lo que les lleva mayor tiempo, pero señalan que es peor perderla.

El productor Nicolás Rivera Laguna, quien es líder comunitario, afirmó que antes de la emergencia provocada por las lluvias, ellos trabajaron en la reparación manual de la vía, pero las enormes corrientes la afectaron nuevamente.

Otros de los sectores que han quedado aislados completamente son los de la zona noreste de Condega. Todo eso se debe a que el puente ubicado sobre el río de Condega, en el sector conocido como Paso Real, fue arrasado por completo. Un puente colgante también se fue al suelo, porque sus bases fueron socavadas por las corrientes.
 
Ocho comarcas aisladas
Unas ocho comarcas de la zona suroeste de Condega, entre éstas Pire y Santa Teresa, han quedado aisladas. Esto se debe a que la carretera se partió por los deslizamientos de tierra, a esto se suma la afectación en un puente que había sobre el río Pire.

Embarcación se salva de aguas del Cocibolca
Una embarcación con 20 tripulantes a bordo y otra de uso turístico estuvieron a punto de ser “tragadas” por las embravecidas aguas del Cocibolca, cuando una se dirigía hacia Papaturro y otra a la isla Mancarrón, de Solentiname, informó el jefe del Destacamento Militar Sur, coronel de Infantería César Vladimir Peralta.

El jefe militar refirió que ambas lanchas habían partido de San Carlos al atardecer del pasado miércoles, pero los fuertes vientos agitaron el oleaje, provocando el desequilibrio de la embarcación de transporte colectivo, en el sector de Punta Alemán.

Ese mismo atardecer, la lancha propiedad de un Hotel de Solentiname, capitaneada por Rodrigo Alaniz, quien llevaba a bordo a una persona, sucumbió cerca de la costa La Venadita. Los náufragos fueron rescatados por una embarcación turística.

El Coronel dijo que han tomado medidas de regulación de la navegación, e hizo un llamado a los capitanes de barcos a tomar sus precauciones y a evitar navegar cuando hay un fuerte oleaje y a horas no indicadas.

Viviendas inundadas y destruidas

El jefe también precisó que la crecida del lago Cocibolca, del Río San Juan y de otros ríos tributarios que nacen en la vecina Costa Rica, han dejado alrededor de 50 viviendas inundadas, más de una decena destruidas con casi 600 personas afectadas, más la pérdida de los cultivos.

De las casi 600 personas afectadas, 67 fueron evacuadas a albergues. En San Miguel, la fuerte marea destruyó ocho viviendas, y se reportan varias dañadas en Morrito. En el cerro Las Maravillas, donde al pie está ubicado el poblado de Los Chiles de Nicaragua, se han producido 15 deslizamientos pequeños, por lo que el puesto de control mantiene un permanente monitoreo, apuntó el jefe militar.