•  |
  •  |
  • END

Las fuertes precipitaciones del día de ayer ocasionaron la crecida del río El Recreo, en el municipio de San Lorenzo, Boaco, que arrastró una unidad de la Cruz Roja de Managua y un camión Ifa. La corriente se llevó a once personas que viajaban en ambos vehículos.

Hasta el cierre de esta edición se informó extraoficialmente que siete de las once personas que iban en los vehículos habían sido rescatadas, entre ellos Alejandro Morales, el conductor de la ambulancia, Aldris Flores Gadea, la socorrista Mailing Castillo Gadis, la periodista Ana Lubis, Héctor Jarquín, Luis Jarquín y Tatiana Jarquín Rostrán, estos últimos originarios de Managua.

Conocimos que las unidades se encontraban en la zona en labores humanitarias. Pretendieron cruzar el río atando los automotores para evitar que las corrientes los arrastraran, sin embargo, pudo más la fuerza del agua y la ambulancia terminó por ceder primero. De inmediato el camión también cedió y quienes estaban de ambos lados del río dieron la alerta a los órganos de rescate.

En un principio se creyó que todos habían sido arrastrados, pero los medios locales informaron, al caer la noche, que unos lograron salir por su cuenta y a otros los auxilió la brigada de rescate, compuesta por 36 efectivos al mando del Teniente Coronel Calixto Rivas, Jefe de la de Defensa Civil del Quinto Comando.

Debido a las malas condiciones del clima y a la oscuridad de la noche, la búsqueda de los demás tripulantes de las unidades se reiniciaría a las cinco de la mañana del día de hoy.

Remolinos en Managua

En tanto, en Managua varios remolinos de agua se formaron en el Lago Xolotlán durante el fuerte aguacero que cayó al comienzo de la noche. Los remolinos no se acercaron a la costa, pero asustaron a marineros y demás ciudadanos que presenciaron el fenómeno.

El personal de turno de Defensa Civil informó que ante la ocurrencia de los fenómenos, se activaron y se desplazaron a la zona costera de Managua para atender situaciones de emergencia en caso que se presentaran.

Los sectores recorridos fueron Quinta Nina, La Racachaca y barrios del Distrito Seis, aunque será hasta hoy que se rinda informe de daños o evacuados si es que los hubo. El sector del barrio La Fuente, se quedó sin energía eléctrica en el alumbrado público durante el aguacero.

Más daños en resto del país

Mientras, se siguen reportando daños en el resto del país. Jinotega, Matagalpa y Nandaime reportaron ayer más pérdidas económicas y más daños en la infraestructura de sus municipios, donde incluso algunos han quedado incomunicados.

El fuerte aguacero que cayó la noche del viernes pasado sobre la Perla del Septentrión fue suficiente para que colapsara la parte norte del recién construido puente de las Tejas; debido a las fuerte corrientes del río grande de Matagalpa, dejando sin comunicación terrestre a varias comunidades con la cabecera municipal.

Según el alcalde de esta ciudad, Zadrach Zeledón, a partir del día lunes comenzarán los trabajos de reconstrucción del puente después de un estudio para mejorar las bases y evitar que otra crecida deje incomunicado a los habitantes de las comunidades afectadas. Entre tanto anunció que se rehabilitarán dos vías alternas para el pase vehicular: una es por Solingalpa y la otra por Susuma.

Jinotega severamente afectada

Por su parte, el departamento de Jinotega sufrió daños severos en la infraestructura de la ciudad, la destrucción de tres viviendas, el desborde del río San Gabriel y el socavamiento del puente, produciéndose la paralización del tráfico vehicular, informó el alcalde del municipio de San Rafael del Norte, Rodolfo Chacón.

“Las familias que se vieron afectadas con las viviendas, además de perder totalmente sus casas perdieron todos sus enceres, ya que no les dio tiempo de rescatar nada y ahora estamos buscando donde reubicarlas”, dijo el alcalde Chacón.

Asimismo, alertó a la población que se encuentra en el lugar conocido como Ojo de Agua, para que salga de sus viviendas, ya que podrían verse afectadas por el hundimiento de las mismas, debido a que cerca de ese lugar hubo un hundimiento de media manzana de tierra.

También informó que las familias que viven en la comunidad Las Lajas, municipio de San Rafael y de La Paz, se encuentran incomunicadas debido la destrucción de dos puentes y tres kilómetros de carretera entre el empalme La Ermita y Sacalí.

El alcalde Chacón afirmó que los equipos de construcción están en mal estado y que no tienen fondos para darle reparación a estos caminos.

En Nandaime, Bocana de Manares está bajo agua

Trece humildes viviendas de la Bocana de Manares en Nandaime están a punto de ser tragadas por las aguas del lago Cocibolca, las que ya han cubierto al menos diez metros tierra adentro de las pequeñas isletas del lugar. Las inundaciones amenazan con dejar en estado de incomunicación a otras once familias que vienen sumando aproximadamente unas setenta personas entre niños, niñas, jóvenes y adultos, nos detalló el líder de la comunidad Eliécer Antonio Díaz.

“Tengo 40 años de habitar en este lugar y es primera vez que vivo una inundación de esta naturaleza”, aseguro doña Liliam Tórrez, quien junto a Marcelino Cruz Duarte, sus hijos y nietos, están prácticamente presos por el agua y su único medio de salida es la panga, la que utilizan para la pesca o la búsqueda de coyolitos como única fuente de ingreso.

Las isletas que componen Bocana de Manares se encuentran ubicadas a unos 18 kilómetros al sur-este de la ciudad de Nandaime, municipio de Granada. Los caminos que llevan a este lugar han sido severamente dañado por las recientes lluvias, el barro y los atolladeros, es lo que predomina y difícilmente se consigue entrar en un vehiculo.

Otro de los principales estragos en esta comunidad a causa del severo invierno es el daño que ha sufrido la escuela Bocana de Manares, construida hace 20 años, en donde se le brindaban la educación primaria a unos 40 niños y niñas. La escuela ya no presta condiciones para impartir clases. El agua las ha destruido por completo.

Al momento del recorrido por la zona, la comunidad estaba siendo atendida por un equipo médico enviado por la dirección del Silais de Nandaime encabezado por el Dr. José Chávez. Se atendieron principalmente a los niños, mujeres embarazadas y adultos mayores quienes presentaron enfermedades como tos, fiebres e infecciones de la piel producto de la humedad.

Finalizado el recorrido nos comunicamos vía telefónica con Concepción Rodríguez presidenta del Comupred, de Nandaime, para ponerlos al tanto de la situación, a lo que respondió que tomarían las medidas pertinentes y que valorarían la situación, de manera inmediata, por ser jurisdicción de Nandaime.


(Colaboración de Silvia González, Francisco Mendoza, Verónica Salazar y Cristel Ortega )