Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Nicaragua se distingue en Centroamérica por los acostumbrados y severos fenómenos meteorológicos, según técnicos del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, quienes aseguran que en los últimos 30 años esta situación ha dejado un mil 880 muertos por cada cien mil habitantes y las pérdidas económicas han sumado unos dos mil millones de dólares.

A manera de ejemplo, el BID cita en un comunicado: “Nicaragua en 2009 se vio afectada por 25 desastres hidrometeorológicos, la tasa más alta en el istmo”. Esa afirmación la sostienen en datos del Centro de Investigación de la Epidemiología de los Desastres, CIED, un organismo con sede en Bélgica que labora de forma coordinada con la “Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (EIRD)” de Naciones Unidas.

“La topografía montañosa del país, que abarca 21 cuencas hidrográficas, contribuye a su alta vulnerabilidad a este tipo de amenazas naturales. Esta vulnerabilidad se extiende por la conversión de tierras forestales en las cuencas altas para uso agrícola o ganadero”, agrega el BID en su último comunicado acerca de Nicaragua.

Erosión y deslizamientos

Enfatizan que “la falta de acceso de los productores a tecnologías productivas adecuadas para la agricultura en laderas, aumenta el riesgo de deslizamientos y erosión. Además, la deforestación contribuye a los cambios en el régimen de caudales de las cuencas afectadas, aumentando la probabilidad de inundaciones en zonas bajas”.

Los técnicos revelan que según el último informe del CIED, Nicaragua destaca entre las pérdidas y las víctimas que dejan estos fenómenos. “En los últimos 30 años, estos desastres han dejado un promedio anual de 1,880 víctimas por cada 100,000 habitantes y han causado pérdidas económicas de unos US$ 2,000 millones”.

“Nicaragua es notable entre los países centroamericanos por la frecuencia y severidad de los fenómenos meteorológicos”, concluyen en el comunicado, donde anuncian que para incidir en una reducción de este nivel de vulnerabilidad, entregarán diez millones de dólares al gobierno mediante dos préstamos para proyectos.

Préstamo

Informan que el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Marena, recibirá esta suma de dinero en nombre del gobierno como parte del “programa ambiental de gestión de riesgos de desastres y cambio climático”, bajo el número de proyecto: NI-L1048.

La iniciativa busca “reducir la vulnerabilidad de las comunidades rurales de Nicaragua, afectadas con el cambio climático”, además de “gestionar y conservar los recursos naturales y proteger las cuencas hidrográficas”.

Aseguran que este programa mejorará la gestión de riesgo, “sobre todo en el ámbito municipal, en las áreas de identificación y reducción de riesgos y el fortalecimiento de la gobernabilidad. También ayudará a los productores agrícolas a adaptarse al cambio climático”.

7 municipios

Los tres componentes principales de este apoyo son: la adopción de sistemas de restauración ambiental, construcción de infraestructura para reducir las pérdidas causadas por los fenómenos y, desarrollo de capacidades para la gestión de riesgo y adaptación al cambio climático.

Pretenden implementarlo en siete municipios y aumentar el valor de la producción de unos tres mil 600 beneficiarios.

El BID aclara que su financiamiento consiste en cinco millones de dólares del capital ordinario, con un plazo de 30 años, con un período de gracia de seis años y con una tasa de interés FU-Fija. Otros cinco millones son de su Fondo de Operaciones Especiales con un plazo de 40 años, con un período de gracia de 40 años y con una tasa de interés del 0.25 por ciento.

Adicionalmente, el programa recibirá financiamiento del Fondo Nórdico para el Desarrollo, por un monto de unos tres millones de dólares, y esperan el aporte de unos 600 mil dólares del gobierno nicaragüense, para un total de 13 millones 600 mil dólares.