•   Corn Island / ENVIADA ESPECIAL  |
  •  |
  •  |
  • END

Tras la VIII Convención de Turismo, que recientemente se efectuó en Corn Island, la industria turística local mantiene el compromiso de apostar al turismo sostenible, y eso implica la conservación de los recursos naturales y culturales, aunque está claro que hay retos de por medio.

El presidente de la Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística, Canimet, Donald Porras, refiere que uno de los pegones es el hecho de que no todos están conscientes de la necesidad de materializar ese enfoque en el corto, en el mediano y en el largo plazos.

Leonardo Torres presidente de la Cámara Nicaragüense de la Pequeña y Mediana Industria Turística, Cantur, agrega que hace falta que toda la “cadena” del sector se involucre.

“Hacer sostenible el rubro no es tarea sólo de empresarios, no es sólo tarea del Intur (Instituto Nicaragüense de Turismo) o de la Comisión de Turismo de la Asamblea Nacional, también es tarea de la gente donde se desarrolla el turismo, es tarea de todos”, plantea.

En eso coincide el empresario Miguel Romero, miembro de la Junta Directiva de la Cámara Nacional de Turismo, Canatur, entidad que junto a Intur y a la Comisión de Turismo del Parlamento, coordinaron la Convención.

El compromiso tomó más empuje tras conocerse que el Mar Caribe se está “comiendo” a la Isla del Maíz, que en los últimos 50 años ya ha perdido casi 4 kilómetros, según estudios en la zona.

El vicepresidente de la Comisión de Turismo de la Asamblea Nacional, el diputado sandinista Nasser Silvani, comenta que lo que está pasando con la Isla, es lo mismo que está viviéndose en Corinto, en el Occidente del país.

“Corinto también puede desaparecer si estas situaciones no se ven a tiempo. Si no hay acciones, nos quedaremos sin muchas zonas y sin ofertas turísticas,… así que consideramos que el turismo sostenible es la salida; reitera.

La coordinadora de la Organización Mundial del Turismo, OMT, en Centroamérica, María Nelly Rivas, destaca que el turismo sostenible no es una opción hoy, sino una necesidad.

¿Qué conlleva y qué tan rentable es?

Rivas explica que el concepto implica un “equilibrio” desde el punto de vista ambiental, cultural y económico. “Si Corn Island, por ejemplo, no preserva lo ambiental y lo cultural, no será sostenible como oferta turística de aquí a unos años. Entonces, de eso se trata, de ver cómo preservar lo que se tiene para que sea rentable en el largo plazo”, expone la experta.

Rivas reitera que desde el punto de vista ambiental “estamos hablando de la vulnerabilidad, y allí es importante que existan incentivos fiscales y no fiscales para que las inversiones que tienen un componente de sostenibilidad, que consideren de una manera diferente el uso de la energía y de los recursos, puedan tener incentivos adicionales (en ese fin)”, apunta.

Desde el punto de vista cultural, “la sugerencia es incentivar las expresiones culturales propias del lugar. Por ejemplo, Corn Island se conoce por su playa, pero podría sacar más provecho con su cultura y mostrarse como un producto integral, esto conllevaría más días de estadía del turista y quedarían más recursos en la comunidad”, subraya.

En cuanto al aspecto económico, comenta que “allí es importante sostener la cadena de proveedores y suplidores locales. Eso significa que todos los negocios turísticos y los que tienen que ver con él, estén preparados para atender un turismo de calidad, de tal manera que el ingreso, como he dicho, se quede en la comunidad y cada vez más los empleos que genere la industria sean de calidad, pero todo esto es un proceso y se tiene que empezar por la concientización”.

Para Rivas, Nicaragua está en etapa de crecimiento y tiene procesos en marcha. El director de Mercadeo y Promoción del Intur, Julio Videa, refiere en ese sentido que tienen acuerdos de conservación ambiental y mejor manejo de los recursos medioambientales con entidades como Rainforest Alliance.

Recuerda que con los empresarios y proveedores están estableciendo buenas prácticas, de cara a no contaminar el ambiente y no malgastar recursos como el agua y la energía.

Turista que atrae es educado y paga más

“Rivas expresó que hay que seguir avanzando, ya que los foros, las ferias turísticas y las Convenciones de Turismos ayudan mucho en ese objetivo”, indica.

Manifiesta que el turismo cuando es sostenible atrae a turistas más educados, que están dispuestos a pagar más por una playa limpia, donde de una manera u otra se nota que hay cuido ambiental.

Romero, miembro de Canatur, detalla que aparte de los nativos indígenas, el turista europeo es uno de los que más valora el enfoque.

Videa añade también al turista norteamericano, que son los dos segmentos que precisamente más visitan sitios como Corn Island.

El alcalde de la isla, Cleveland Webster, detalla que los turistas que ponen pie en Corn Island, como promedio se quedan entre dos y cuatro días, pero la idea es que su estadía se alargue más, si es posible de ocho a 15 días.

Para eso tenemos que contar con una oferta más atractiva considerando el enfoque de turismo sostenible, sin pretender llegar a un turismo masivo”, aclara.

Si eso lo logran, el turista que hoy gasta en la Isla entre 30 y 80 dólares diario, podría dejar ingresos superiores a los 100 dólares por día. Cifra nada despreciable, tomando en cuenta que el gasto promedio diario de un turista en Nicaragua, es de un poco más de 50 dólares.

Si eso funciona, podría replicarse paralelamente en otros sitios de interés turístico del país, como la Isla de Ometepe y Corinto, donde tampoco se opta por un turismo masivo.