•  |
  •  |
  • END

El líder religioso Martín Ariel Rivera Guerra fue condenado a 30 días multas, equivalentes a 700 córdobas, y a “no volver a perturbar la tranquilidad” de sus vecinos en el barrio San Cristóbal, de Managua.

La multa fue ordenada la semana pasada por la juez sexto local penal María Ivette Pineda, al encontrarlo culpable del delito de Perturbación por Ruido, al realizar actividades ensordecedoras, con alto parlantes, en su comunidad.

Esta sentencia para la Procuraduría Ambiental de la Procuraduría General de la República es un logro en justicia ambiental, ya que no es común que los ciudadanos de un barrio se movilicen para exponer contaminaciones por ruidos que afectan la tranquilidad y el bienestar de sus familias.

Los afectados solicitaron al área ambiental de la PGR que les hiciera valer sus derechos y así se hizo, dice nota de prensa de esa institución.

Por su parte, el Procurador General de la República, Hernán Estrada, enfatizó que “para el Estado lo más importante es el bienestar de sus ciudadanos, a quienes les garantizamos su derecho a habitar en un ambiente saludable y con tranquilidad”.