•  |
  •  |
  • END

Un pleito vecinal o un problema de propiedad son diferencias que se pueden arreglar a través de una mediación, figura legal establecida en el artículo 56 del Código Procesal Penal, que establece un proceso voluntario donde las partes involucradas se ponen de acuerdo, sin tener que abrir un largo proceso en los juzgados, explicó Esperanza Cuan Acosta, encargada de la Dirección de Resolución Alterna de Conflictos, Dirac.

La Dirac es parte de los servicios que ofrece la Corte Suprema de Justicia como una forma de acercar la justicia a la población, ya que hay una Sala de Mediación en los distritos policiales de Managua más conflictivos, y para evitar la recarga judicial en los juzgados de la capital.

Fue creada en 1999 para mediar los casos que contempla la Ley de la Propiedad Urbana y Agraria, para que las partes decidieran hasta dónde querían llegar y no por imposición judicial. Para esto se seleccionó a mediadores y árbitros para que realizaran los procesos con imparcialidad.

“Ésta es la ventaja de la mediación, que ambas partes ganan”, refiere la doctora Cuan.

Amplían servicios en materia Civil y Penal

En 2002, la Dirac empezó a ofrecer sus servicios en materia civil, y desde entonces recibe casos de los seis juzgados civiles de Managua, para hacer trámite de mediación antes de abrir un proceso judicial.

En 2007, cuando empezó a aplicarse el Código Procesal Penal (CPP), la Dirac inició a mediar en materia penal, obedeciendo lo que manda la ley, es decir, se hacen mediaciones sólo en los casos establecidos por la ley, y abrió las primeras tres salas en los distritos policiales de Ciudad Sandino, Distrito Seis y Tipitapa.

Según el CPP, la mediación únicamente se hará en las faltas como alteraciones al orden, pleitos vecinales, hurtos y robos entre particulares, donde no haya existido violencia o intimidación y lesiones leves. Aquí las penas que se imponen son menores de cinco años de cárcel, lo que da oportunidad de mediar.

“La mediación no cabe en delitos de orden sexual, y en casos de violencia intrafamiliar se está revisando con mucho cuidado por lo de los parricidios, es decir, se está regulando que sea más restringida”, expresó la doctora Cuan.

En cada sala de mediación hay un abogado y notario público que funge como mediador, y atiende todos los casos que la Policía y la Comisaría de la Mujer le remite, siempre y cuando sean mediables por ley.

Usuario desconoce trámite

De a cuerdo con Segundo Navarro, responsable de la Sala de Mediación, ubicada en el Distrito Cinco de la Policía Nacional, el problema con los usuarios es que desconocen el trámite de mediación, y creen que con firmar un acuerdo de mediación pierden sus derechos y no es así.

“En el acta final de cada mediación se deja claro que el incumplimiento de los acuerdos firmados en ésta dará lugar a la reanudación de la persecución penal, es decir, podés volver a poner la denuncia en la Policía, la Fiscalía o el Juzgado”, explicó Navarro.

Navarro agregó que la mediación es un proceso voluntario y cuando una de las partes no comparece a tal acto, él remite el caso a la Policía o a los juzgados para que siga el proceso.

“Las partes nunca quedan desprotegidas en sus derechos. En la mediación no se necesitan pruebas, sino voluntades, y si no la tiene es mejor que vayan a los juzgados donde no les preguntarán qué quieren, sino que se impondrá la voluntad del juez conforme a derecho”, recalcó el abogado.

Desde 2002 al 15 de septiembre de 2010, han ingresado a la Dirac 17,632 casos en materia civil, de los juzgados de Managua. De éstos, 13,159 no llegaron a acuerdo, y muchas veces las partes ni se presentaron a la audiencia de mediación por el mismo desconocimiento del trámite.

Lo positivo, asegura la doctora Cuan, es que lograron evitar que más de 2 mil 500 casos llegaran a la carga judicial, permitiendo de este modo que los jueces se dediquen a resolver los casos que ya tiene abiertos, que dedicar tiempo a realizar estas mediaciones.

Más receptivos en materia penal

Mientras que en materia penal, la efectividad es de más del 87%, ya que en 2009, de los 2,662 casos que entraron a través de la Sala de Mediación de Ciudad Sandino, de La Subasta y de Tipitapa, se resolvieron vía acuerdo 2,355 casos, es decir, sólo 307 se fueron a los juzgados.

En lo que va de 2010 han ingresado a estas tres salas 1,829 casos, y se han resuelto vía mediación 1,560 faltas y delitos menores. De todos los casos ingresados, el hurto simple es el más mediado, seguido de alteraciones al orden, lesiones leves, daño y amenazas.

Este año la Dirac logró abrir otras tres salas de mediación con el apoyo financiero del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, y de la CSJ. Una está ubicada en el Distrito Cinco de la Policía, otra en la Subestación del Distrito Seis (Villa Venezuela), y la última en la Subestación del Distrito Cinco (Reparto Schick).

Además, desde noviembre del año pasado también están haciendo mediaciones domésticas en los Juzgados de Familia de Managua, en casos como la demanda de pensión alimenticia y guarda de menores, especialmente.

“Con las salas de mediaciones evitas que esos casos menores lleguen a engrosar el trabajo en los juzgados. Además, una mediación evita que los pleitos vecinales, por ejemplo, continúen, porque son ellos mismos los que se comprometen, mientras que si van a los juzgados una de las partes sale perdiendo y después hay venganza”, aseguró la funcionaria.

Otros centros de mediación

En todas las salas de mediación administrados por la CSJ, el servicio es gratuito, y sólo recibe casos remitidos por jueces, Policía y Comisaría de la Mujer, pero también ha acreditado a nivel nacional cerca de 21 centros de mediación particular para que brinden el servicio en departamentos y en municipios del país, aunque en muchos de éstos hay cobros simbólicos.

En Managua, por ejemplo, opera el Centro de Mediación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Nicaragua, el cual presta sus servicios para dirimir las controversias comerciales entre empresas nacionales e internacionales que operan en el país, y la tarifa de cobro va de acuerdo con la cantidad en litigio, explicó Nejama Narváez, Gerente General del centro.

Narváez coincidió con Cuan al afirmar que existe mucho desconocimiento del trámite de mediación, y las personas desconfían arreglar sus asuntos por estas vías. Además, en contratos comerciales no dejan claras las cláusulas donde se establece que cualquier inconveniente se arreglará por esta vía, lo que dificulta el trabajo.

Según la abogada, al mes pueden tener hasta ocho solicitudes de mediaciones y de arbitrajes, pero sólo pueden ejecutarse una o dos por las razones antes expuestas.

“Estamos haciendo campaña para dar a conocer el trámite de mediación y sus ventajas para las empresas y las Mipymes, especialmente, porque se ahorran tiempo y dinero, a diferencia de un abrir un caso en los juzgados”, explicó Narváez.

En León, Chinandega, Río Blanco, RAAN, RAAS, Estelí, Carazo, Chontales y otros departamentos, hay centros de mediación autorizados por la Dirac.