•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos no cuenta con dinero para aumentar su iniciativa de seguridad para América Central, declaró el subsecretario de Estado para lucha antinarcóticos, David Johnson, tras una demanda de más fondos del presidente salvadoreño, Mauricio Funes.

"Honestamente, más dinero fresco no va a estar en oferta, teniendo en cuenta nuestra situación presupuestaria", declaró Johnson al participar en un foro sobre la seguridad en Guatemala organizado por el centro de análisis Consejo de las Américas. "Es un hecho, así que estamos examinando cómo podemos redirigir de forma más eficiente los recursos", añadió Johnson al ser preguntado sobre la propuesta de Funes.

El presidente salvadoreño acudió a Washington el pasado miércoles para entrevistarse con la secretaria de de Estado, Hillary Clinton, quien le prometió un mayor esfuerzo en la lucha antinarcóticos en la región. Funes había declarado a la prensa tras esa reunión que su país calculaba que hacían falta unos 900 millones de dólares para darle un impulso adecuado a esos nuevos esfuerzos.

Estados Unidos cuenta con una Iniciativa de Seguridad Regional de América Central (CARSI) con un presupuesto de unos 130 millones de dólares. Ese plan fue desgajado del Plan Mérida que Washington firmó con México hace dos años, ante el auge de la violencia del crimen organizado en América Central.

Varios países se han mostrado críticos por el nivel de los fondos, en especial Nicaragua.
El Salvador optó por tomar la iniciativa para intentar aumentar los fondos, y organizó para ello una reunión de cancilleres con el subsecretario adjunto para América Latina, Arturo Valenzuela, hace dos semanas en Nueva York, que no dio resultados concretos.

"Reconocemos que la situación en América Central es significativa, y está centrada en la cuestión de seguridad", señaló Johnson. Pero el compromiso económico tiene que venir de ambos lados, añadió. "No es solamente liderazgo político, sino también económico", advirtió. "El ejemplo claro es Colombia, que nos pidió ayuda con un compromiso de aplicarse impuestos" para lograr recursos y superar el desafío del crimen organizado, apuntó el subsecretario.

Guatemala y Honduras son dos casos preocupantes en la región, reconoció Johnson. Guatemala en concreto "sigue siendo un desafío persistente" a causa del "deterioro de la situación", añadió.

Estados Unidos entregó medio millón de dólares para cursos de formación policial, y los servicios de aduanas y migración están colaborando para evaluar el estado de la vigilancia fronteriza en Guatemala, explicó.