elnuevodiario.com.ni
  •   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los países del istmo con el respaldo de la Unión Europea (UE), que proporcionará 5,5 millones de euros (7 millones de dólares), lanzaron un programa para incrementar la seguridad en las fronteras, con el fin de frenar el tráfico de armas y drogas.

"El programa es inédito y va orientado a impermeabilizar donde tenemos porosidades altas como es el tema de los puntos ciegos. Es también para fortalecer los controles con tecnología", señaló el secretario general del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), Juan Daniel Alemán.

Con este nuevo Programa Regional de Seguridad Fronteriza de América Central, que tendrá una duración de cuatro años, se espera combatir la delincuencia organizada internacional en las fronteras.

Los principales delitos que preocupan a las autoridades del istmo, según Alemán, son "el tráfico de armas y el narcotráfico" debido a que la región es un puente entre el sur y el norte del continente. Para el secretario del SICA el tráfico de armas pequeñas "es un gran peligro porque impactan en la cifra de homicidios y favorecen al crimen organizado".

Tres millones de armas de fuego circulan por la región
Según cifras del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), más de 79.000 personas fueron asesinadas entre 2003 y 2008 en la región, donde circulan casi tres millones de armas de fuego, dos de cada tres ilegales.

El jefe de la delegación de la UE para Centroamérica, Mendel Goldstein, comentó en la presentación del programa que lo que se busca es "reducir los niveles de inseguridad ciudadana" de la región. "Sabemos que es una lucha difícil contra el crimen organizado, porque ellos están muy bien organizados, tienen recursos y elementos, pero las sociedades y los gobiernos tienen que buscar la seguridad", declaró Goldstein.

El programa plantea la gestión integrada de fronteras que incluye a Policía y los servicios de migración y aduanas. Además este programa, para el que la UE donará 5,5 millones de euros (7 millones de dólares), adoptará prácticas de instituciones comunitarias europeas.

En Centroamérica, donde hay tres países con altas tasas de homicidios (Guatemala, Honduras y El Salvador), el gasto para atender los problemas derivados de la violencia sobrepasa por año los 6.500 millones de dólares, cerca del 8% del PIB regional. Para intentar atenuar el fenómeno de la violencia Centroamérica tiene cerca de 254.000 guardias de seguridad privada, mientras el número de policías asciende a unos 89.000.

Los países centroamericanos buscan que Estados Unidos también eleve su cooperación para mejorar los niveles de seguridad en el istmo.