•   Colaboración  |
  •  |
  •  |
  • END

El doctor Benedetto Saraceno, especialista en psiquiatría y epidemiología, durante una conferencia a médicos que atienden el área psicosocial en Nicaragua, destacó que tanto en los países desarrollados como en los subdesarrollados se destina un presupuesto mínimo para Salud Mental, y señaló que esto se debe a la falta de voluntad política.

Según datos del Ministerio de Salud, Minsa, en el país se destina menos del 1.5% del total del presupuesto del sistema de salud a la atención psicosocial, una cifra inferior al 6% que destina Suiza a esta área.

Saraceno recalcó la necesidad de una atención integral y continuada. Hizo énfasis en que los profesionales de salud mental trabajen en la capacitación y concienciación del médico de atención primaria, además, que se enfaticen en la depresión que sufren los enfermos físicos crónicos, donde los niveles más altos de enfermedad mental se presentan en pacientes que padecen de tuberculosis pulmonar y VIH, seguidos del cáncer, epilepsia, trastornos cardiovasculares y diabetes.

Hace 5 años el especialista, como parte de sus responsabilidades al frente de la OMS, trató de incidir en uno de los mayores enemigos de la salud mental que es el alcoholismo, e instó a la prohibición de la publicidad de las bebidas alcohólicas, entre otras medidas, como aumentar los impuestos para reducir la demanda.

Ante esta amenaza a sus rentas, las empresas cerveceras y licoreras se unieron para impedir el plan de prevención del alcoholismo.

La prevalencia de tener un episodio de bebedor excesivo, según estadísticas mundiales, es del 48% en Canadá, del 37 en Perú, del 26.9 en Estados Unidos, del 22 en Costa Rica, y del 16% en Nicaragua. La ocurrencia del alcoholismo fetal está aumentando a medida que crece aceleradamente el alcoholismo femenino. La carga de mortalidad por alcoholismo es el 8.5% a nivel mundial, en esto se equiparan los países, independientemente de las diferencias del PIB.

Saraceno considera que el concepto de rehabilitación va más allá de enseñar a los pacientes a realizar artesanías, es un concepto de quitar barreras, de unir acciones para el acceso de las personas con limitaciones físicas y mentales.

“Hay que procurar el acceso a la atención en salud mental, hay que capacitar al personal de los centros de salud de los barrios, que la medicina psicosocial vaya desplazando el modelo biomédico, que los médicos tengamos criterio en el uso de los fármacos, siendo curiosos, informándonos desde las fuentes científicas más confiables”, agregó.

Asimismo, desde su posición científico ético, recordó que a pesar de haberse demostrado que los antidepresivos serotoninérgicos no estaban siendo útiles, y que además los efectos colaterales son muchos, se siguen recetando.

El doctor Jorge Prosperi, representante de la OPS en Nicaragua, clausuró la actividad, recordando que ahora mismo, Nicaragua ha declarado Emergencia sanitaria por las lluvias, y la salud mental será una prioridad. De igual manera mencionó que el año pasado se suicidaron por problemas de salud mental 400 personas en nuestro país.


(*) Psiquiatra