•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • END

El abogado de la empresa canadiense que desarrolla el proyecto Crucitas, a unos tres kilómetros del Río San Juan, solicitó al Tribunal levantar las medidas cautelares que tienen varadas la construcción de sus instalaciones en el proyecto minero.

En agosto, los ambientalistas lograron que el Tribunal Contencioso Administrativo impusiera la medida cautelar que obligó a Industrias Infinito, a paralizar la construcción donde se levantan las oficinas, comedor y albergue para los mineros; pero también frenar la tala de árboles muchos de ellos en peligro de extinción.

Según el gerente de la empresa, cada día de atraso en la mina genera pérdidas que rondan los 200 mil dólares diarios.

Al pedirle al Tribunal el levantamiento de esta medida, el abogado de Industrias Infinito, Juan Carlos Fernández, argumentó que la extracción de oro con químicos no provocará daños a la flora, fauna y al agua.

“La demanda, en principio, es temeraria. Que los hechos expuestos (por la parte demandante), los que cumplan con requisitos procesales para hacerlo, son inexactos y ajenos a la realidad en el momento en que se dieron y bajo las circunstancias en que se dieron. Esas actividades que desarrollaremos en el futuro, no han producido ni producen ningún daño ambiental”, afirmó.

El juicio, el cual versa sobre la legalidad de los permisos ambientales otorgados a la empresa minera, termina este viernes, pero especialistas consideran que se podría prolongar, dado que en el debate se deben presentar muchos estudios y el Tribunal desde escuchar la voz de expertos como geólogos, biólogos y químicos.