Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

El empresario mexicano, Marco Antonio González, está “explorando” Nicaragua con la idea de establecer en el país una trituradora de peces, para luego buscarle al producto un mercado de exportación.

González, socio de la empresa Nueva Petra, está seguro de encontrar su “contraparte” en el territorio, aunque cree que esto le llevará meses.

Ricardo Zenil, de la empresa mexicana NutriVien, también está “conociendo” el país con la meta de importar maní nicaragüense con ciertas especificaciones nutritivas, pues indica que necesita un poco más de 500 toneladas del rubro, al año para elaborar lo que ofertan, entre éstos postres, cereales y bebidas en polvo.

Ambos forman parte de los 20 empresarios mexicanos que están viendo opciones de inversión con empresarios nicaragüense bajo el Programa de Inversión en el Sector Privado, PSI, que impulsa el Gobierno de Holanda con apoyo de entidades como el Centro de Exportaciones e Inversiones de Nicaragua, CEI.

El gerente general del CEI, Roberto Brenes, explicó que esta etapa es de conocimiento, pues tras la visita empresarial se prevé una etapa de seguimiento que implicará la visita de empresarios nicas a México en noviembre próximo.

De entrada, Brenes dice que los mexicanos quieren invertir en productos lácteos, carne, artesanía, tecnologías de la información, raíces y tubérculos, entre otros. De modo que si todo llega a buen término, Nicaragua sumaría en 2011 diez nuevas inversiones o co-inversiones en el contexto del programa descrito, con un presupuesto que debe oscilar entre los 400 mil dólares y los 2 millones de dólares, de los cuales el 50% sería aportado por Holanda.

Generación de empleos intensivo

A la fecha hay tres proyectos en ejecución, uno de ellos vinculados a la exportación de helechos, y seis que esperan por su aprobación.

“Lo interesante de ese tipo de proyecto, aparte del valor agregado que implica, es que se genera inversión en Nicaragua pues las empresas extranjeras tienen que establecerse en el territorio nacional. Otra ventaja es que genera mano de obra intensiva”, expone.

“Empiezan generando 80 empleos--añade-- luego 100, 200, 400 y así sucesivamente; es entonces una generación de empleos ascendente”.

El embajador de México en Nicaragua, Raúl López-lira, celebró la iniciativa tras sostener que desde hace tres años están empujando las misiones comerciales en el país, algo que se mantendrá sin cambios en los próximos años. “Vamos a dar seguimiento a la misión (que actualmente visita el país) y veremos que se desarrolla”, apunta.

A la fecha sólo México ha materializado inversiones, bajo la modalidad del PSI, con Nicaragua Aunque mercados como el de El Salvador ya están mostrando interés.