•  |
  •  |
  • END

La Comisión Europea al parecer no confía en la forma en que el gobierno está distribuyendo la ayuda humanitaria, al anunciar que iniciaron una supervisión en las zonas de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, afectadas por las inundaciones, para constatar la distribución de la cooperación que están haciendo llegar desde hace dos semanas.

La sede en Managua de la Unión Europea para Centroamérica y Panamá informó a través de una nota de prensa, que realizarán “un monitoreo de las operaciones de ayuda humanitaria financiadas por la Comisión Europea, realizada después de la inundaciones en el Río Coco abajo, municipio de Waspam”.

El desembolso por 200 mil euros (5.5 millones de córdobas) fue hecho el pasado 21 de septiembre para atender la emergencia en esa región.

La nota agrega que “la entrega de la ayuda está a cargo de la ONG Confederación de Obreros y Samaritanos de Alemania (ASB), y está siendo administrada por el Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO).

1,643 familias beneficiadas
Según la delegación, la ayuda humanitaria beneficiará a 1,643 familias, en 16 comunidades del Río Coco abajo, en el municipio de Waspam.

Según la nota, el objetivo de esta misión es “es tomar contacto directo con los operadores de la ayuda, las autoridades locales y los mismos damnificados por las inundaciones, para conocer la situación de la ayuda y los requerimientos inmediatos de la población afectada”.

Hay que destacar que esta cooperación, no se hizo a través del gobierno ni del sistema nacional de prevención de desastres, encabezado por la Primera Dama, Rosario Murillo.

Esta semana, las autoridades del Sinapred reiteraron la advertencia de que toda cooperación para los damnificados a nivel nacional deberá ser canalizada a través de las instituciones oficiales encabezadas por el gobierno central.

Pero la EU reitera la imparcialidad con que debe ser entregada la ayuda, independiente de cualquier tipo de sesgo.

“La ayuda humanitaria de la Comisión Europea es ejecutada por ONG europeas, agencias de Naciones Unidas y el movimiento de la Cruz Roja, en estrecha colaboración con ONG y autoridades locales. Se basa en las necesidades de las poblaciones afectadas y se guía por los principios humanitarios universales de independencia, imparcialidad y neutralidad de la ayuda”, destaca el comunicado.