•  |
  •  |
  • END

Comerciantes de abarrotes, ropa, lácteos, verduras y otros productos del Sector III del Mercado “Iván Montenegro”, denunciaron que la administración de ese centro de compras junto a personas conocidas como los “toma-tramos”, están entregando ilegalmente áreas sensibles del lugar para la construcción de nuevos módulos, obstaculizando la circulación a los peatones y a los vehículos.

Según Gastón Espinosa Cajina, comerciante de ropa y de calzado por más de 15 años en este centro de compras, la administración está entregando lotes en las áreas de parqueo y en las diferentes entradas y salidas del Sector III del mercado, lo que cada vez hace más difícil el ingreso de los vehículos y de los compradores, además de generar más competencia entre los mismos vendedores.

“Poco a poco las condiciones de este mercado se están poniendo más difíciles para trabajar. Están negociando cada pedacito de tramo en 500 dólares, y algunos comerciantes están mejorando su local, porque de no hacerlo, la administración les dijo que pondrían a otro en el espacio que tengan descuidado. Dicen que van a cubrir toda el área frontal del mercado sin consultar a los 300 comerciantes que seremos afectados”, señaló Espinosa.

Administración niega afectaciones
José Blanco, gerente general del mercado, aceptó que están habilitando entre 40 y 50 espacios que servirán de tramos para comerciantes ambulantes en el sector del ala este del centro de compras, pero negó que vayan a perjudicar áreas de parqueo, salidas y entradas.

Los vendedores señalaron que corren el peligro de no poder escapar ante la ocurrencia de un terremoto o de un incendio, si la administración continúa bloqueando las salidas y entradas del mercado, y que existe una comercialización ilícita de tramos con montos de miles de dólares.

Muchos cobros y poco progreso

Alfonso Matamoros, comerciante de productos lácteos, dijo que la administración subió el precio del boleto por el ingreso de los vehículos al mercado de 3 a 5 córdobas, pero “no miramos obras de progreso, sólo el montón de basura, el charco, no hay drenaje, no hay nada”.

Doña Yahaira Gutiérrez, propietaria de una veterinaria, criticó que la administración le quería cobrar un mil córdobas sólo porque instaló un tubo para hacer circular las aguas negras hacia el alcantarillado.

La comerciante Adelaida Gómez también se quejó, porque dijo que le cobraron tres mil córdobas sólo porque está mejorando su pequeño tramo, al levantar paredes de bloque.

Los comerciantes afirmaron que irán al Concejo de Managua a denunciar estos abusos.