•  |
  •  |
  • END

RIVAS
La confiscación de 2.5 manzanas de tierra que pertenecen a la Asociación de Jubilados de Rivas ha generado un repudio generalizado entre la ciudadanía de este departamento, porque no se explican cómo el secretario político departamental del orteguismo, Amílcar Aguilar, esté promoviendo la toma de tierras de personas de la tercera edad.

“La expropiación deja mal ante los ojos de la ciudadanía al gobierno, ya que la opinión que se genera es que éste es enemigo de los adultos mayores”, dijo el jubilado Miguel Bejarano.

Las 2.5 manzanas de tierra están ubicadas frente a la carretera a San Jorge, de Radio Rumbos 100 metros al lago, y la Asociación de Jubilados de Rivas (Ajur) la recibió por donación que de manera irrevocable les hizo el 15 de noviembre de 1993, el entonces alcalde de Rivas Antenor López Martínez (q.e.p.d.).

Posteriormente, los miembros de la directiva de Ajur la inscribieron a nombre de la Asociación en el Registro Público de Rivas, con cuenta registral número 23,970, tomo 241, folios 237 y 238, y como evidencia de que legalmente el área les pertenece, mostraron a EL NUEVO DIARIO la historia registral y una libertad de gravamen que emitió el registrador público de la propiedad, Pedro Muñoz, el diez de septiembre de este año, en la que se reconoce que la propiedad pertenece a Ajur.

Los jubilados señalan en una misiva, que por orientaciones del secretario político Aguilar, del procurador de la zona Sur, Juan José Betanco y de Ineter, personas afines al orteguismo invadieron la propiedad desde el 26 de agosto, y en la actualidad hasta se disponen a construir casas de concreto, lo que ha causado el repudio masivo de la ciudadanía, que se está expresando a través de radioemisoras locales.

Para Bejarano, la expropiación, además de dejar mal al orteguismo, también es una burla para el ex alcalde ya fallecido que donó la propiedad para construir un centro de recreación y áreas verdes.

Policía les da la espalda
Buscando el apoyo de la Policía, los jubilados dirigieron un misiva el primero de septiembre a la comisionada mayor Dora Isabel Galeano, en la que solicitan amparo policial e intimar a las personas que se encuentran en la propiedad y a quienes los dirigen, pero nada de eso ocurrió.

La carta, que está en nuestro poder, fue recibida en la Policía el primero de septiembre.

Confirmada participación de secretario político
EL NUEVO DIARIO, trató de conocer la posición del alcalde de Rivas, Wilfredo López, por ser esta entidad la que donó la propiedad a los ancianos, pero el vocero de la municipalidad, Mario Alemán, dijo que ese tema lo manejaba únicamente el secretario político, Amílcar Aguilar.

En una emisora local, Aguilar se contradijo al señalar inicialmente que “como gobierno jamás vamos a permitir que le cercenen los derechos que tienen sobre un área de terreno en este sector del barrio Nicaraocalli. Hemos orientado que se constituya, y está trabajando, una comisión interinstitucional en la que están la PGR, la Intendencia de la Propiedad, el gobierno local y los CPC, para que le encuentren una salida que respete los derechos de los jubilados”.

Posteriormente, señaló que ya han realizado tres reuniones con los jubilados y que existen acuerdos satisfactorios, en los que llegan a la conclusión que les van a regresar parcialmente la propiedad, y según una fuente cercana a la Secretaría del orteguismo, lo que le estarían dejando a los ancianos son tres mil varas cuadradas.