•  |
  •  |
  • END

Con documentos en manos, el socio y representante legal de la empresa Industrial Arrocera (Iaasa) Eduardo Rojas, se presentó a la redacción de EL NUEVO DIARIO, a desmentir el campo pagado que supuestos socios de esta empresa interpusieron de forma dolosa en este diario.

Según Rojas, efectivamente, existe un conflicto entre socios de la empresa, pero el mismo se está ventilando en los juzgados correspondientes “y apegados estrictamente a derecho”.

El campo pagado, publicado por este diario en la edición de ayer, fue interpuesto por el señor Pablo Acuña Ramírez, cuyo teléfono celular es el 88465317, a quien incluso los directivos de la empresa dicen desconocer, ya que no es miembro de la Iaasa. En la publicación se hacen una serie de señalamientos en los que se involucra a la empresa Agricorp.

“Queremos aclarar que en este conflicto Agricorp no tiene nada que ver”, afirmó categóricamente Rojas.

Socios minoritarios quieren todo
Rojas, quien mostró el poder generalísimo otorgado por la Junta Directiva de Iaasa, que lo nombra representante de la empresa, señala que, efectivamente, el conflicto comenzó desde mayo, cuando falleció el fundador y principal accionista de la empresa Ezio Parapini Berneri.

A partir de ese momento, un grupo de accionistas minoritarios intentó tomar el control de la empresa, por lo que los socios mayoritarios, que tienen el 62 por ciento de las acciones, decidieron resolverlo por la vía judicial.

Según Rojas, en agosto convocaron por ley a una asamblea de accionistas para resolver el problema. La primera convocatoria se hizo en La Gaceta, Diario Oficial, el 24 de agosto de este año, y fue convocada por el juez Cuarto de lo Civil de Distrito de Managua, Néstor Castillo Vanegas. Los temas a tratar serían la reestructuración de la Junta Directiva, la decisión sobre los activos de la empresa y puntos varios. Esta misma citatoria apareció en EL NUEVO DIARIO el 31 de agosto.

Como resultado de la asamblea, se conformó la nueva Junta Directiva, en la cual quedó como presidente, Eduardo Rojas; secretario para la sucesión de Ezio Parapini, representado por su albacea propietario Gonzalo Fajardo Salas, y como tesorera Roberta María Parapini. El acta fue firmada por la abogada y notaria pública Dania Raquel Navarrete Chávez.

Todo conforme a la Ley
Rojas, acompañado por los abogados Terencio García Montenegro y Carlos Téllez Páramo, del Despacho de Leyes García & Bodán, destacó que todo el procedimiento se ha realizado conforme las leyes nacionales, y en ningún momento se han utilizado “influencias políticas ni de gobierno”.

Se hizo la convocatoria conforme a derecho, se realizó la Asamblea de accionistas, de acuerdo con esta convocatoria, se eligió a las nuevas autoridades de la empresa de forma transparente, y luego se procedió a inscribir el acta, el poder generalísimo y la revocatoria de los poderes, siguiendo los procedimientos.

No obstante, asegura que el problema de fondo está dado por la exigencia de la nueva Junta Directiva, electa el 9 de septiembre, de que los anteriores directivos rindan cuenta de los recursos de la empresa, algo a lo que se han negado.

Arce se desligó de Agricorp
Por otro lado, el asesor presidencial para asuntos económicos, Bayardo Arce, negó tener algún vínculo con la empresa Agricorp, la cual es manejada por su cuñado Amílcar Ibarra Rojas, hermano de su esposa. Dijo que se desvinculó de la empresa desde hace varios años.

Arce fue mencionado en la nota de ayer como socio de esa empresa.