• |
  • |
  • END

El gobierno finalmente encontró en la Universidad Nacional Agraria, UNA, la salida para cumplir con la promesa de reubicación hecha a las familias que producto de la crecida del nivel del Lago Xolotlán, a consecuencia de las lluvias, desde hace más de un mes permanecen hacinadas en albergues.

Telémaco Talavera, rector de esa institución educativa, informó que “con una visión humana” el consejo universitario aceptó ceder 45 de las 190 manzanas que tiene la finca Santa Rosa, donde funciona la Facultad de Ciencia Animal, ubicada de la entrada de Zona Franca Las Mercedes, 4 kilómetros al sur, en la capital.

La decisión que no fue avalada por el total de los aproximadamente 500 estudiantes que se forman en ese recinto, según quedó demostrado ayer cuando una representación se trasladó a la sede universitaria para manifestar su rechazo a la construcción del proyecto habitacional que solucionará el problema de vivienda a un mil 500 familias damnificadas de la zona costera del lago Xolotlán.

El rector dijo entender que la protesta estudiantil fue motivada porque los alumnos temen sea afectada su formación práctica ya que el área cedida al Estado era ocupada para ese fin.

“Las emergencias no se planifican”, explicó Talavera, sin referirse a la necesidad del ordenamiento territorial y las políticas de prevención para evitar desgracias humanas y que poblaciones no estén expuestas a riesgos innecesarios.

Una “permuta”

El rector explicó que fue una decisión tomada con urgencia y no alcanzaron a exponer todos los puntos vinculados a este acuerdo de cesión de tierras, entre los que se destaca la “compensación” con un terreno de 17 manzanas ubicado contiguo a la facultad y con 25 manzanas en Santa Elena, donde el presidente Daniel Ortega inicialmente pretendía ubicar a 750 familias damnificadas, pero que luego la misma naturaleza se encargó de demostrarle que no prestaba las condiciones para fines habitacionales.

Talavera aseguró que para asuntos académicos la zona es ideal y que “en esa parte no hay ningún conflicto con Conagán… es un área que entraría en legalización plena a la Universidad Agraria… para la parte ganadera que es para lo que está prevista, tiene excelentes condiciones… creo que se vería fortalecida la formación práctica de los estudiantes”, sostuvo.

También habló de que la Alcaldía de Managua se comprometió en apoyarlos en las labores de traslado y acondicionamiento de las áreas en Santa Elena con el fin de garantizar la preparación práctica del estudiantado.

“Somos Estado también”, expresó el rector para reforzar la decisión que el Consejo Universitario tomó atendiendo a la petición gubernamental, haciendo énfasis en que no se sacrificará la parte académica.

Detalló que el trabajo es a paso ligero. Ya la maquinaria está en el terreno esperando nada más se termine la delimitación específica del área par iniciar las obras. Talavera dijo que el proyecto habitacional está previsto concluirse en unos 4 meses, tomando en cuenta la urgencia que representa la saturación en los albergues.