• COSTA RICA / Corresponsal END |
  • |
  • |

El ambientalista y académico de la Universidad Nacional, Freddy Pacheco, cuestionó al gobierno de su país por mantenerse en silencio sobre el proyecto hidroeléctrico Brito, el cual afectaría el caudal del río San Juan si se construyen la represa que desviará luego el agua hacia el pacífico.

La crítica de Pacheco, quien también se ha opuesto al proyecto minero Crucitas, es hacia la cancillería de su país, que no se ha manifestado al respecto. “Cual si se tratare de una quebrada intermitente, de esas que solo aparecen en épocas lluviosas, o un río del interior sin importancia ambiental y geopolítica, de los que a veces se dispone sin tomar en cuenta especiales consideraciones de carácter social o ecológica, las autoridades diplomáticas costarricenses guardaron silencio y demostraron extraño inmovilismo ante la noticia de que Nicaragua tenía en proyecto la construcción de una represa en el cauce del río San Juan”, criticó el ambientalista, mediante un correo electrónico.

Pacheco cita, que hace año y medio Daniel Ortega anunció el proyecto, el cual se pretende culminar en 4 años con una inversión de 600 millones de dólares y “contempla la construcción de una presa sobre el río San Juan antes del Castillo llamada Presa San Isidro y otra sobre el río Brito llamada Miramar, usando como embalse de regulación el lago de Nicaragua”.

“Aunque la mayor preocupación del gobierno nicaragüense parece dirigida hacia la constitución de una sociedad de inversionistas, donde el Estado sólo tendría un 10% de participación, no se pueden obviar los aspectos ambientales como aquellos impactos que eventualmente podrían darse sobre las riberas del río San Juan. Por ejemplo, el impacto ambiental que tendría ese tapón de concreto sobre el flujo del río San Juan en su camino hacia la desembocadura en el mar Caribe”.

El Nuevo Diario ha solicitado una reacción oficial a la cancillería costarricense, pero en el despacho de prensa informaron que cuando el ministerio tenga una posición al respecto, lo hará saber a los medios de prensa.

Según Pacheco, el interés de su país debe ser mayor porque la delimitación de buena parte de Costa Rica con Nicaragua “está señalada por los mojones ubicados a lo largo de la margen derecha del río, le recordamos a nuestras autoridades que es un asunto que compete a ambos Estados, por lo que esperamos una gestión oportuna y firme de nuestro gobierno… antes de que sea aún más tarde”.

Asamblea aún desconoce el proyecto
Diputados de la Comisión de Ambiente acordaron visitar pronto el río San Juan, pero Paola Vargas, la asesora del legislador Claudio Monge aclaró que la visita será únicamente para inspeccionar el dragado. Añadió que en el poder legislativo aún sigue desconociéndose sobre el proyecto, aunque considera que desde Costa Rica podría hacerse poco sobre el tema porque es un asunto interno de Nicaragua.

Monge ha manifestado que cualquier alteración al caudal del San Juan, ya sea por el dragado o por la mencionada hidroeléctrica Brito, afectará ríos como el Colorado, San Carlos y Sarapiquí, todos afluentes del cauce nicaragüense.

Por su parte, empresas turísticas costarricenses que usan el río, se distribuyen información por correo electrónico para alertar sobre el proyecto.