• SAN JOSÉ/COSTA RICA |
  • |
  • |
  • EFE

El director del Organismo de Investigación Judicial de Costa Rica (OIJ), Jorge Rojas, criticó hoy la "tremenda facilidad" que existe en este país para el narcotráfico aéreo, al referirse a la avioneta que se estrelló el domingo con al menos 170 kilos de cocaína escondidos en sus alas.

"Se aprovecharon de la tremenda facilidad que tienen en el aeropuerto Tobías Bolaños", aseguró Rojas al referirse en rueda de prensa a la pequeña terminal aérea ubicada en el oeste de San José, desde donde partió la avioneta siniestrada con destino a Guatemala. La aeronave se desplomó el domingo pocos minutos después de despegar del aeropuerto capitalino Tobías Bolaños y cayó en el cañón de un río en San José.

El funcionario manifestó su "preocupación" por los débiles controles de vehículos que ingresan a la terminal, por la poca vigilancia en los hangares privados, así como del pobre control de radar y del itinerario de vuelos que salen e ingresan a ese aeropuerto. Rojas señaló que estas fallas existen en todos los pequeños aeropuertos locales del país.

Por su parte, el comisionado nacional antidrogas, Mauricio Boraschi, expresó hoy en otra conferencia de prensa que el hecho de que no se cuente con la mejor tecnología "no significa que la policía esté cruzada de brazos" y anunció que se fortalecerán los controles en las terminales aéreas.

Embates de estas organizaciones "nos hace quedar en desventaja"
"El embate de estas organizaciones nos hace quedar en posición de desventaja a nivel tecnológico ante lo que el país debe tomar una decisión histórica para dotar a la fuerza pública para combatir el nivel en el que se mueven organizaciones criminales", afirmó.

El ministro de la Presidencia, Marco Vargas, afirmó que Costa Rica está en la búsqueda de apoyo internacional para mejorar el combate al narcotráfico y, además, en los próximos meses se impulsará una reforma fiscal que daría más recursos para seguridad.

Uno de los dos guatemaltecos que pilotaba la avioneta siniestrada, identificado como Máximo Aníbal Ramírez, de 53 años, falleció el lunes en el Hospital México de la capital costarricense, mientras el otro, identificado como Otto Monzón, se mantiene delicado en el centro médico.

Las autoridades capturaron el lunes, cerca de la frontera con Nicaragua, a los mexicanos Rubén Martínez Trujillo y Elvis Mendoza Rivera, como presuntos cabecillas de la organización narcotraficante a la que pertenecía la droga encontrada en la avioneta.

El director del OIJ aseguró hoy que a esta banda delictiva se le venía investigando desde julio pasado, pero que con el accidente "de alguna manera" se frustró la intención de las autoridades que era desarticular la totalidad de la organización, para lo que se está coordinando con las autoridades de México y Guatemala.