Carlos Larios
  •  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional continúa guardando silencio sobre la ejecución de tres personas en el municipio de Cárdenas, del departamento de Rivas, y no ha reaccionado a los señalamientos que ha hecho la viuda de Wilfredo Barraza Larios, uno de los asesinados, sobre la participación de mandos policiales en “oscuros negocios”.

Barraza Larios junto a José Ángel Varela y su hijo, del mismo nombre, fueron torturados y ejecutados, según las señas de violencia encontradas en sus cuerpos el pasado sábado 9 de octubre.

“Se están trabajando las 24 horas del día, hay un trabajo intenso de investigación, pero en este momento no te puedo dar nada”, respondió la comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía ante nuestra solicitud.

Doña Yolanda Jiménez Báez, viuda de Barraza Larios, denunció a EL NUEVO DIARIO que teme por su vida y la de sus cinco hijos, y amenazó con que podrían revelar nombres y apellidos de los posibles victimarios. Ayer reiteró que su esposo iba a interponer una denuncia pública cuando lo mataron.

“Los nombres que sabemos no los podemos mencionar porque correríamos más peligro mis hijo y yo, ¡ideay!, no mira lo que hicieron con mi esposo, él iba a denunciar y mire lo que pasó; después pueden venir por mis hijos y por mí entonces ¿no?, yo no les temo porque soy cristiana y creo en un Dios vivo, real y él me protege”, señaló Jiménez.

“Como Policía desconozco que tengamos secretos, somos públicos en nuestra actuación, yo desconozco la información de la señora, no sé si lo ha dicho en las entrevistas que la Policía le ha hecho, aquí la gente dice un montón de cosas de la Policía”, reaccionó Reyes.

Amenazas y un detenido

Doña Yolanda afirmó que ayer su hijo mayor recibió una amenaza de muerte vía telefónica y que un motorizado se asomó por un momento a su vivienda. “Le dijeron a mi hijo que ya lo tienen ubicado, que ya saben dónde vive y que van a venir por él; la llamada la hacen desde un número desconocido, no sabemos quién las hace”, aseveró.

La viuda de Barraza dijo que no han interpuesto la denuncia porque “la Policía no me ha dado nada de información sobre el caso porque usted sabe que sólo se han dedicado a desprestigiarnos nada más”, indicó.

Una fuente policial aseguró que las víctimas fueron secuestradas inicialmente en las instalaciones de la gasolinera de la comarca Nejapa y luego fueron llevadas a Cárdenas, por lo que la Policía detuvo a un bombero que habría perdido la cinta de video del lugar que había grabado el momento del secuestro. La comisionada Reyes no negó ni confirmó esta versión.