elnuevodiario.com.ni
  •   Bogotá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobierno de Colombia consideró hoy que va ganando en un 75 por ciento la disputa por los límites marítimos con Nicaragua y espera que a más tardar en 2012 la Corte Internacional de Justicia (CIJ) decida cuál es el límite final.

La canciller colombiana, María Ángela Holguín, recordó en entrevista con la emisora La FM que en una primera decisión se decidió que el archipiélago de San Andrés y Providencia es de Colombia, que existe un tratado vigente y "lo que se tiene que revisar es el límite marítimo, que es el meridiano 82". "Vamos en un 75 por ciento ganado este litigio y es que San Andrés, Providencia y Santa Catalina son de Colombia, que el tratado es vigente y ahora vamos a esperar a que mas o menos en 2012 la Corte decida cuál es el límite", declaró.

Holguin recordó, además, que dentro de la disputa entre Colombia y Nicaragua en la CIJ de La Haya, Honduras y Costa Rica buscan intervenir porque, según esos dos países, pueden verse "afectados" sus límites. "Honduras y Costa Rica sienten que pueden ver de alguna manera afectados sus límites y quieren intervenir simplemente para decirle a la Corte 'nuestros limites están acá'", subrayó.

Nicaragua afirma que CIJ puede emitir un fallo sin intervención de terceros
Nicaragua negó hoy en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que su disputa por la frontera marítima con Colombia afecte a los intereses legales de Costa Rica en el Caribe, y afirmó que ese órgano tiene capacidad de emitir un fallo en el contencioso sin la participación de terceros países.

El embajador de Nicaragua en Holanda, Carlos José Argüello declaró que sería "increíble" que se aceptase la participación de Honduras y Costa Rica en este litigio marítimo. Según el embajador, "hace 20 años se le negó esa oportunidad a Nicaragua en un contencioso fronterizo entre Honduras y Salvador, donde se disputaba un área en el Golfo de Fonseca que era minúscula en comparación con la zona del Caribe" de la que se habla en este caso. También negó que el caso "afecte los intereses de Costa Rica", algo que en este país "saben perfectamente", señaló. Para Argüello, el interés de Costa Rica "no es precisamente favorecer a Nicaragua y eso va a quedar claro cuando acaben estas audiencias ".

La CIJ celebra esta semana audiencias para estudiar la posibilidad de intervención de Costa Rica, y tramitará la de Honduras la próxima semana. En su respuesta a la petición de Costa Rica de intervenir, Nicaragua estimó hoy que ello "no es necesario" para que la CIJ emita un fallo, ya que cualquier decisión de la Corte tendrá en cuenta los intereses de terceros países. "La Corte es capaz de emitir un fallo sin entrar en las partes reclamadas por Costa Rica", afirmó hoy ante los jueces el experto en leyes Paul Reichler, que forma parte de la delegación nicaragüense. En esta línea de argumentación, Reichler añadió que "Costa Rica no puede inventar nuevos intereses legales (..) para poder participar" en este litigio.

Nicaragua mantuvo además que si el objetivo de Costa Rica es informar a la Corte de sus intereses legales "ya lo ha hecho en la audiencia del lunes", según el experto.

Costa Rica valora que su intervención es necesaria
Costa Rica argumentó el pasado lunes en la CIJ que su intervención en la disputa fronteriza entre Nicaragua y Colombia es necesaria porque solamente San José puede ofrecer "completa y correcta información" para defender sus derechos en el Caribe. San José argumenta que ha solicitado intervenir porque considera que la CIJ no ha sido suficientemente informada por los países enfrentados, Colombia y Nicaragua.

Costa Rica teme que haya una superposición de intereses en la frontera sur de la línea divisoria propuesta por los países en conflicto, ya que afectaría a las 200 millas náuticas sobre las que tiene jurisdicción. Además de Costa Rica, también Honduras ha solicitado a la CIJ intervenir en el contencioso entre Nicaragua y Colombia, si bien, mientras San José solicita participar de manera independiente, Tegucigalpa pide ser parte en el conflicto.

Nicaragua denunció a Colombia en 2001 ante la CIJ para que este organismo intervenga en la delimitación de la frontera marítima entre ambos países.

En 2007 y como respuesta a objeciones preliminares planteadas por Colombia, la CIJ reconoció la soberanía colombiana sobre las islas San Andrés, Providencia y Santa Catalina, a la vez que se declaró competente para dirimir en el conflicto sobre la frontera marítima entre los dos países, excluyendo la lucha por la jurisdicción de esas islas.