Carlos Larios
  •  |
  •  |
  • END

Los tres hombres que fueron ejecutados violentamente y sus cuerpos encontrados en el municipio de Cárdenas, departamento de Rivas, habrían sido secuestrados en una gasolinera, por hombres que usaban camisetas negras y pantalones de camuflaje, y llegaron en un Yaris.

Wilfredo Barraza Larios, junto a José Ángel Varela y su hijo, del mismo nombre, fueron torturados y ejecutados, según las señas de violencia encontradas en sus cuerpos el pasado sábado 9 de octubre. Fueron secuestrados el día anterior y cinco días antes habían decidido realizar una denuncia pública. Una fuente ligada al caso rectificó que las víctimas fueron secuestradas en la gasolinera de Linda Vista y no en la de Nejapa, como se había mencionado.

“Ellos no se resistieron porque vieron que eran uniformados. Incluso los secuestradores ni siquiera pagaron el combustible que echaron en la gasolinera y pidieron un pollo en el lugar y se fueron”, aseveró la fuente.

Policía hermética

La Policía Nacional calificó el hecho como un asesinato, pero hasta ayer no conocía el móvil del mismo y mantenía su hermetismo.

La comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía, se limitó a repetir lo que ha venido diciendo desde el lunes.

“Estamos investigando, hay hermetismo todavía, no nos hemos pronunciado, nos vamos a pronunciar cuando haya avances. Yo espero que estemos hablando en los próximos días, pero en principio, de eso que dicen, deben haber un montón de decires”, señaló Reyes.

Doña Yolanda Jiménez Báez, viuda de Barraza Larios, ha denunciado que teme por su vida y la de sus hijos, y amenazó con que podrían revelar nombres y apellidos de los posibles victimarios.