•  |
  •  |
  • END

Más preguntas que respuestas dejó, la tarde de ayer, la conferencia de prensa ofrecida por la comisionada Glenda Zavala, sobre el caso de las tres personas que fueron ejecutadas y sus cuerpos encontrados en el municipio de Cárdenas, departamento de Rivas.

Las autoridades policiales dijeron que Wilfredo Barraza Larios lideraba una agrupación criminal que había secuestrado a 5 hondureños el pasado martes 5 de octubre, quienes pertenecen al Cartelito del Palacio y que a la vez trabajan para el Cártel del Golfo, de México. Por esta acción habrían ingresado un número no determinado de hondureños a nuestro país a liberar a sus amigos de las manos del ahora fallecido y se habrían marchado todos sin haber un solo detenido.

La comisionada Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), no supo explicar cómo, cuándo y por dónde ingresaron los hondureños secuestrados y los rescatistas y cómo burlaron retenes policiales, ya que los criminales hicieron presencia en varios departamentos del país. Se limitó a decir: “estamos trabajando en eso”.

Tampoco explicó por qué esos hondureños escogieron el otro extremo de su frontera para las ejecuciones, ni cuándo ni adónde se produjo la liberación de los secuestrados.

Vestidos de militares

Lo que sí aceptó la Policía es que Barraza junto a José Ángel Varela y su hijo, del mismo nombre, fueron secuestrados el pasado viernes 8 de octubre a las ocho de la noche en la gasolinera Shell de Nejapa, pero no supo explicar cuál era la relación de estos dos últimos con Barraza. En declaraciones anteriores, la Policía señaló que los Varela no tenían antecedentes delictivos.

También, como ya lo había mencionado EL NUEVO DIARIO, hubo presencia de sujetos vestidos con uniformes militares y del carro marca Yaris, pero la comisionada Zavala detalló que a la gasolinera llegaron algunos vestidos de civiles y otros con ropa militar a bordo de un carro Yaris.

Confusión de Yaris

“Con lujo de violencia sacan de un vehículo Toyota Yaris a Barraza y a sus acompañantes y se dirigen con dirección desconocida, ya lo llevan en el vehículo en que llegaron a la gasolinera, en este caso la agrupación de Honduras”, aseveró la jefa policial.

¿Qué se hizo el Corolla?

Según la Policía, las víctimas se trasladaban en un carro marca Yaris y sus victimarios en otro de la misma marca, pero no ofrecieron los números de las placas de los vehículos, mientras la esposa de Barraza, Yolanda Jiménez, afirmó que su esposo ese día se trasladaba en un carro marca Toyota Corolla, que no ha aparecido, propiedad de los Varela y no en un Yaris.

Unos rastros incomprensibles

La comisionada Zavala, como un elemento nuevo, dijo que a una distancia de aproximadamente un kilómetro y medio de donde se encontraron los cuerpos sin vida, buscando la frontera con Rivas, encontraron una mochila abandonada que contenía un par de zapatos y un polvo blanco que aparentemente pertenecía a los criminales.

Cabe señalar que al momento de localizar los cuerpos, la Policía también encontró dos tacos rectangulares con cintas adhesivas, con el distintivo de una lagartija, que al hacerle la correspondiente prueba, dio negativo para cocaína. Pero, ¿porqué unos supuestos sicarios querían dejar tantas pistas y dejar los cadáveres tan lejos si se arriesgarían a ser detenidos en un retén policial?
“Nosotros hemos analizado que al parecer estos tacos rectangulares y que en el resultado es negativo, consideramos que es para desviar la atención de la investigación del caso”, dijo Zavala.

Tienen video

END buscó en días anteriores el video y declaraciones de los trabajadores de la gasolinera de Nejapa, pero al parecer éstos ya habían sido advertidos para no dar declaraciones a los medios de comunicación. La Policía no lo aceptaba ni lo negaba, pero ayer la jefa policial reconoció que tienen la grabación en su poder y lo están analizando.

Zavala dijo que el dinero del rescate por los 5 hondureños se entregó, pero que desconocían a cuánto ascendía el monto total. Señaló que este año la DAJ remitió al Ministerio Público un caso por lavado de dinero en contra de Barraza Larios, su esposa Juana Yolanda Jiménez y Dayana Báez Jiménez, el que no prosperó y la fiscalía mandó a ampliar.

END conoció que en las instalaciones de la DAJ mantuvieron retenido a un bombero de la gasolinera antes mencionada, pero la jefa policial dijo que hasta ayer no tenían a ninguna persona detenida por el caso.

“Pretenden desvirtuar caso”

La esposa de Barraza dijo no tener conocimiento de que su marido haya secuestrado a 5 hondureños y reiteró que él no andaba involucrado en negocios turbios. “Yo ya esperaba que hicieran esa campaña en mi contra para desvirtuar todo lo que ocurre”, recordó.

“No negamos que (los criminales) han insistido en establecerse en nuestro país, pero los golpes que se le han dado han sido contundentes y ha habido respuesta de manera oportuna en los casos que se nos han reportado”, finalizó la jefa de la DAJ.