•  |
  •  |
  • END

A partir de hoy los jubilados que se encuentran en las afueras del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, de Managua, iniciarán de lleno la huelga de hambre que habían prometido, ya que aún no han sido recibidos por el presidente ejecutivo de esa institución, Roberto López, mientras la filial de Masaya se sumó a la lista de instalaciones ocupadas por los adultos mayores.

Porfirio García, coordinador Nacional de la Unión Nacional del Adulto Mayor, UNAM, señaló que han estado a punta de líquidos y que la mayoría de ellos se instaló en el interior del edificio, a la espera de ser atendidos.

“No vamos a salir de aquí hasta que nos reciban. Vamos a estar en vela, los vigilantes van a estar atentos, pero el edificio se va a cerrar con nosotros dentro”, agregó García.

En Masaya, más 15 miembros de la UNAM tienen tomada las instalaciones del INSS de esta ciudad, pero desde ayer, dos de estas personas iniciaron una huelga de hambre indefinida.

Sergio Iván Leytón, coordinador de la UNAM de este departamento, dijo que si no les otorgan la pensión reducida, no van a desistir de la huelga de hambre y cada vez se van a ir sumando uno o dos miembros más, hasta que les resuelvan.

“Nosotros queremos que nos digan cuánto nos deben y cuándo nos van a empezar a pagar, por tal razón, hoy (ayer) dos de nuestros compañeros iniciaron una huelga de hambre indefinida y si hoy no hay repuesta, cada vez otros se irán sumando”, expresó Leytón.

Autoridades deben responder

En el departamento de Masaya hay más de cien personas que pertenecen a la UNAM, quienes esperan que les resuelvan o de lo contrario, van a seguir ahí pase lo que pase.

Por otro lado, en el departamento de León los más de 250 jubilados están llegando constantemente a la filial con pancartas y mantas que exigen la entrega de la pensión reducida, pero éstos no se han quedado permanentemente, sino que llegan durante el día a protestar y en la noche regresan a sus hogares.

La señora Socorro Alemán Chavarría, de 51 años, oriunda del barrio Guadalupe, en León, manifestó que ella únicamente logró 550 cotizaciones al INSS, pero es deber de las autoridades reconocerle algo de lo que en su momento se le fue deducido de su salario.

(Con la colaboración de José Luis González)