•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |

La población del municipio de San Francisco Libre junto a las autoridades municipales, el gobierno central y el Poder Ciudadano, decidieron dar los primeros pasos para construir un nuevo casco urbano que en el futuro no sufra los embates de la naturaleza, debido a las fuertes lluvias que este año afectaron  a la ciudadanía, informó el diario oficialista El 19 Digital.

Durante un cabildo organizado por el propio pueblo de San Francisco Libre, el Concejo Municipal autorizó al alcalde José Ángel Velázquez iniciar los planes que conlleven a un nuevo complejo habitacional donde serán reubicadas las familias que han resultado afectadas por el crecimiento del nivel del lago Xolotlán.

En la zona conocida como Puerto Viejo y Puerto Nuevo existen 270 familias que fueron afectadas de forma directa e indirecta por el lago Xolotlán. 128 viviendas están totalmente anegadas, mientras 147 casas están con el agua en sus alrededores, lo que constituye un riesgo. Del total de familias afectadas solamente 17 se resisten a abandonar y han manifestado que regresarán cuando el agua baje de nivel.

El diario oficialista señala que la propuesta realizada por el Concejo Municipal y apoyada por el gobierno central, se basa en que todas estas familias podrán ser beneficiadas con un lote de terreno de 15 metros de ancho y 30 de largo, más una vivienda digna. Estas viviendas serán construidas en una nueva urbanización que será llamada Lomas del Sol en un terreno de 40 manzanas.

Durante el cabildo participó el Presidente Ejecutivo del Nuevo FISE, Nelson Artola, y el viceministro de Educación, José Treminio, quienes garantizaron el respaldo del gobierno Sandinista en este nuevo proyecto que tiene como objetivo brindarle seguridad a esas familias que lo perdieron todo y ahora tienen la oportunidad de comenzar una nueva vida en lugares seguros.

Antes de presentar y diseñar esta propuesta de solución social, las autoridades municipales acompañadas de funcionarios del gobierno Sandinista, conversaron con cada una de las familias afectadas y estas en su gran mayoría están satisfechas con la propuesta, misma que fue aprobada por todos los concejales sandinistas.

Las familias, que han decidido trasladarse al nuevo proyecto habitacional, deberán ceder a la municipalidad sus antiguos lotes, ya que la zona será declarada área verde y de seguridad. Aquellas familias que decidan quedarse en sus lotes a pesar del peligro que representa, no podrán construir, ni vender. El alcalde Velázquez manifestó que se sigue conversando con estas familias a fin que acepten trasladarse al proyecto habitacional que contará con todos los servicios, parques, centro de salud, bomberos, policía, y todas las dependencias del gobierno.