Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

El ex contralor orteguista José Pasos Marciaq quedó inhabilitado desde ayer para ser reelecto en el cargo que ocupa de manera ilegal, pues cumplió 75 años, una edad que según la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República, CGR, no debe tener quien aspire a ocupar un asiento en el Consejo Superior de esa entidad.

Pasos, a quien desde febrero de este año se le venció su período constitucional de contralor, permanece en el cargo junto a tres contralores más, en obediencia al decreto 03-2010 emitido por el presidente Daniel Ortega, quien también lo incluyó en la terna de los a ser reelectos en el combo de los 25 funcionarios pendientes de nombrar por la Asamblea Nacional.

Sin embargo, la Ley Orgánica de la CGR establece en el punto número cuatro de su artículo 12, denominado “Calidades para ser miembro”, del Consejo Superior, que cualquiera que anhele ser contralor del país debe “haber cumplido 30 años de edad y no ser mayor de 75, al día de elección”.

Parte del Combo

Pasos Marciaq fue propuesto a inicios de este año por el presidente Ortega para ser reelecto en el cargo, junto al actual titular de facto de la CGR, Guillermo Argüello Poessy y el también vicepresidente fáctico de la entidad, Luis Ángel Montenegro. De haberse electo antes de ayer, en el caso de Pasos Marciaq, aunque cumpliese los 75 años en el cargo, no hubiese estado inhabilitado, pero la norma indica claramente que debe tener menos de 75 al día de ser nombrado.

Ayer buscamos a Pasos Marciaq para hablar de este tema, pero no fue posible localizarle en la CGR y desde hace tiempo que no concede entrevistas a los medios de comunicación.

El que sí habló del asunto fue Argüello Poessy, quien indicó que aunque la Ley Orgánica dice de manera clara los términos de edades, “es una responsabilidad de la Asamblea Nacional lo de los nombramientos para los cargos de esta Contraloría”.

Y agregó: “Lo único que puedo decirte es que se trata de una ley ordinaria, no es constitucional, no es como el caso de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, que sí hay un mandato constitucional”.

¿Qué quiere decir con eso?, se le cuestionó al contralor inconstitucional, y respondió “es que como se trata de una ley ordinaria, se puede cambiar por una nueva ley, hacer una reforma, porque es una norma que se puede cambiar con mayoría simple, eso quiere decir que si con 47 hacés el quórum de ley para sesionar, con la mayoría simple de ese quórum podés cambiar esa disposición”.