•  |
  •  |
  • END

La muerte por un infarto agudo del miocardio o “ataque cardiaco”, primera causa de muerte en Nicaragua, puede prevenirse en la mayor parte de los casos si se adopta un modelo de vida saludable con controles médicos regulares, afirmó el doctor José Daniel Meneses Mercado, Presidente de la Asociación Nicaragüense de Cardiología, ANC.

Las enfermedades del corazón representan la primera causa de muerte en nuestro país,  superando el cáncer, el sida y los accidentes de tránsito, explicó el profesor Meneses Mercado, cardiólogo nicaragüense de prestigio internacional.

Un nica fallece del corazón cada 4 ó 5 horas

“Por ejemplo, en el 2008, las estadísticas oficiales dan cuenta del fallecimiento de 2 mil personas a consecuencia de un fulminante ataque cardiaco, lo que significa que un nica pierde la vida cada 4-5 horas.

Recordemos que estas estadísticas no son completas, y es de pensar que la mortalidad y morbilidad (enfermedad) cardiaca es mucho mayor de la registrada”, detalló el doctor Meneses Mercado.

“Los cardiólogos nicaragüenses queremos insistir en el hecho de que la mayoría de las muertes por causas cardiovasculares pudieron ser prevenidas y evitar estos decesos, ya que la Organización Mundial de la salud (OMS) ha reconocido que la gran mayoría, un 80% de ellos o más, pueden prevenirse o evitarse y Nicaragua no es la excepción en este sentido”, agregó Meneses.
 
Recomendaciones para una vida saludable
Interrogado sobre cuál es la propuesta que los cardiólogos realizan al pueblo nicaragüense para cuidar más y mejor su corazón, el destacado cardiólogo respondió:
“Hay diez pasos reconocidos para tener una vida saludable que nos conduzca a evitar la muerte cardiaca prematura, porque hay que decirlo con mucho énfasis; es doloroso ver cómo personas  se enferman, se complican, afectan su calidad de vida o fallecen a temprana edad (30-40 años), cuando están en la plenitud de sus facultades”.

Las enfermedades del corazón a nivel nacional siguen la tendencia mundial creciente, ya que en 1990 se detectó que entre el 30 y 40% de los fallecimientos ocurridos fueron de 50.4 millones por causas cardiovasculares, en especial la hipertensión arterial o presión alta, cardiopatía isquemia o coronaria (infartos especialmente), valvulopatía reumática y derrames cerebrales. Por tanto, explica Meneses, “nuestra alta y cada vez mayor mortalidad cardiovascular se inserta dentro de esta tendencia mundial”.

La Federación Mundial del Corazón, de la cual la Asociación de Cardiólogos nicas forma parte, ha exhortado a que cumplamos diez pasos para una vida saludable que posibilita el tener un corazón sano, y entre éstas se encuentran:
“Como decía Hipócrates, la vida está en la comida y una dieta saludable  debe conllevar el comer al menos cinco raciones de frutas y vegetales, evitar la grasa animal, comer menos sal y utilizar aceite de ajonjolí, girasol o de oliva, lo que se complementa con actividad física diaria, de preferencia la caminata de 20 a 30 minutos.

Un hábito que tenemos que desterrar es el consumo de tabaco de cualquier forma, sea fumado o masticado”, explicó.

“Otro hábito de consumo relevante lo constituye la ingesta de bebidas alcohólicas. Se recomienda no excederse de más de dos bebidas alcohólicas por día, ya que dosis mayores nos hacen caer en el abuso y en mayor riesgo cardiovascular”, agregó.

En relación al peso corporal, el profesor Meneses hizo énfasis que un aumento de peso conlleva serias dificultades: “No es difícil saber si tenemos problemas con nuestro peso corporal, utilice un centímetro común y corriente y mida su diámetro abdominal, en los varones no debe exceder de 90 y en las mujeres de 80 centímetros, toda cifra mayor es indicativa de sobrepeso o de obesidad, y por tanto, más riesgo de diabetes, presión alta y derrames cerebrales”, dijo.

Un interesante señalamiento del especialista, fue el llamado a que todo adulto debe conocer “muy puntualmente” determinadas cifras que tienen que ver con su estado de salud: “entre estas cifras tenemos su presión arterial, que debe ser como promedio 120/80 milímetros de mercurio, el azúcar y las grasas de la sangre, así como el índice de masa corporal que su médico debe calculárselo cuando pasa consulta”.

(*) Médico internista y periodista.