•  |
  •  |
  • END

Organizaciones de derechos humanos, de la sociedad civil y representantes religiosos, consideran que debería ser vergonzoso para un gobierno, principalmente cuando se dice “de los pobres”, que un grupo de ancianos tenga que verse obligado a una huelga de hambre ante una institución para que le dé respuesta por el pago de su pensión reducida.

La doctora Vilma Núñez, Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, ayer se presentó al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, para apoyar a los adultos mayores, asegurando que le dará acompañamiento y seguimiento al caso, sin embargo, solicitó que no expongan su salud, principalmente ante un gobierno “tan insensible que no resuelve”.

“Ellos están firmes en la lucha por sus derechos y dicen que irá a una huelga de hambre. Es su decisión y lo respetamos, aunque primero les mencionamos la necesidad de agotar todas las vías de diálogo, pero nos dicen que están aburridos de hacer reclamos”, comentó la representante del Cenidh, quien apeló al titular del INSS, Roberto López, a que asuma su responsabilidad.

Augusto César Marenco, Pastor del Ministerio Centro Apostolar Cristiano, especificó que el oprobio de un pueblo radica en su desgracia, en su vergüenza y pobreza.

“Ver a esos señores suplicando por algo que les pertenece es una vergüenza. El profeta Jeremías, en el capítulo V del libro de Lamentaciones dice: Recuerda Yahvé por lo que hemos pasado. Mira y observa nuestro oprobio”. Indicó que la situación del país refleja su oprobio con el problema de los jubilados y con la baja inversión en Educación, que sin calidad no hay desarrollo.

Remarcó que los personeros de los gobiernos se preocupan por ellos mismos, no realmente por las necesidades del pueblo, que si bien son demasiadas no se está solventando ni en lo básico.

Los que se aprovechan de desgracias

“El oprobio de un pueblo es que tenga malos hijos y malos padres de la Patria. Tener una vergüenza de diputados. Individuos que en su mayoría dejó de legislar en función de los intereses de la población, y ahora lo hacen por sus intereses de partidos, bajo cañonazos y acuerdos no de nación, estableciendo funcionarios sin el verdadero orden legal y pisoteando la Constitución de la República. Hemos vivido y vivimos algunos de los peores gobiernos de la región que se aprovechan de la desgracia del pueblo y ven esto como una oportunidad para hacer campañas partidarias. Cayó el dictador Anastasio Somoza creyendo que esto iba a cambiar, pero estamos en el peor estado político y social de nuestra historia”, expresó el pastor Marenco.

Irving Dávila Escobar, encargado de la Comisión de Gobernabilidad de la Coordinadora Civil, CC, en principio envió toda su solidaridad a los de la tercera edad y a sus asociaciones que están en una lucha reinvindicativa que compete tanto a ellos como al resto del pueblo nicaragüense que, de no resolverse, en algún momento llegará a ese mismo dilema.

“Consideramos que es justo el reclamo y hay recursos en el presupuesto para darles respuesta, pero el INSS está manejándose de manera inadecuada. En la CC haremos nuestro análisis, nos pronunciaremos e indicaremos dónde hay recursos para dar una solución”, comentó Dávila.

Agrega que el trato del señor López para los jubilados es infamante y corresponde a la naturaleza demagógica del gobierno del presidente Daniel Ortega, tratando a los ancianos como mendigos y niega lo que estas personas se han ganado luego de una vida productiva, de cotización, e incluso de riesgos durante su contribución a la lucha por alcanzar la democracia.

“El deber de un Estado responsable sería retribuirles sus derechos, actualmente conculcados”, indicó .