•  |
  •  |
  • END

Cigarrillos de dudosa procedencia siguen entrando al mercado nicaragüense sin ningún control. La Dirección General de Servicios Aduaneros, DGA, encontró un contenedor en el que venían 494 cajetillas del producto, escondidas bajo esponjas para baño y ropa.

El cargamento fue introducido al país por el importador José Humberto Urbina Guerrero.

Una fuente de la DGA informó que se retuvo el cargamento de cigarrillos, pero no así la ropa que lo ocultaba, la cual fue entregada a Urbina.

El titular de la DGA, Eddy Francisco Medrano, se negó a brindar declaraciones y aunque el hecho ocurrió hace 13 días, aún no ha sido reportado a la Policía.

Según la fuente de la DGA, los cigarros encontrados son de la marca Blitz, Smart y Racer, las cuales son fácilmente encontradas en todos los mercados de la capital.

La marca Blitz es hecha en Paraguay por la tabacalera Hernan Darias y la Smart y la Racer en India, por Hilton Tobacco.

No se denunció y se violentan controles

El delito cometido en este caso no sólo radica en la ausencia de una denuncia formal ante posible situación de contrabando, sino en que se está violentando la acción de control de instituciones como el Ministerio de Fomento Industria y Comercio, Mific, y el Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor.

El Mific es el ente encargado de aprobar las compañías distribuidoras de cigarrillo en Nicaragua, y en nuestro país sólo están autorizadas las empresas Batca y Phillip Morris.

Esto permite que si el cigarrillo presenta algún tipo de alteración o deficiencia, el ente regulador está en la potestad de reclamarle a la marca distribuidora.

Pero en casos como éste, no hay ningún acuerdo legal que comprometa a las compañías Hernan Darias y Hilton Tobacco.

En cuanto al Magfor, para poder comercializar cualquier producto, la Ley 224 (Ley de Defensa de los Derechos Humanos de los no fumadores), establece que cualquier empresa distribuidora debe contar con el aval del ente regulador para impedir que se distribuya un producto contaminado por algún tipo de plaga.

Esto explica que la fecha de expiración de estos cigarrillos sea noviembre de 2011, aún cuando se sabe que la fecha promedio de expiración de un cigarrillo es de apenas 6 meses, ya que sus productos activos pierden calidad.

Se calcula que el monto de ganancia de la mercancía es de 5 millones de córdobas, ya que el precio de cada paquete de cigarrillo ronda entre los 12 y 20 córdobas.

Se conoce que la mercancía se encuentra retenida en Corinto, pero no se sabe cuándo se pondrá en manos de la Policía y las autoridades competentes.

Guia de foto: Cigarrillos

Las marcas de cigarrillos Racer, Blitz y Smart están entrando y se están distribuyendo en todos los mercados del país, sin ningún control sanitario.