José Luis González
  •   LEÓN  |
  •  |
  •  |

En León, ocho de un total de 250 adultos mayores que desde el martes de la presente semana mantienen tomadas las instalaciones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), cumplieron 48 horas en huelga de hambre y su estado de salud hasta el momento no ha decaído.

Los ancianitos aglutinados a la Unidad Nacional del Adulto Mayor (UNAM), en León no sólo mantienen tomado el edificio de seguridad social sino que han obstaculizado las vías alternas, y los distintos servicios que ofrece la filial del INSS.

Para resguardar el orden en los alrededores del inmueble y evitar alteraciones al orden público, una patrulla policial mantiene presencia en el lugar del conflicto.

Antonio Rojas, representante de la UNAM, aseguró que es injusto que este gobierno que se proclama de los pobres, se burle de los ex trabajadores que en algún momento cotizaron al seguro social.

“Estamos exigiendo que devuelvan nuestro dinero, todos los gobiernos que han pasado han despilfarrado el dinero del INSS, reclamamos nuestra pensión, aunque no tengamos las 750 cotizaciones”, afirmó Rojas.

El señor José Manuel López (64), oriundo del municipio de León, es parte de los ocho adultos mayores que emprendieron una huelga de hambre, y a pesar de sus enfermedades renales, aseguró que la lucha continúa hasta que reciban un respuesta satisfactoria a sus demandas, además aseguró que él  cotizó más de 10 años, y ahora no aparecen por ningún lado.

Con José Manuel se encuentran en huelga de hambre, Alejandro Berríos (64), Arsenio Isidro Chévez (61), José Ramírez (74), Jesús Concepción Lezama (69), Julio César Latino (63), Tomás Martínez Méndez (76), y Juan Bautista Sánchez (69).

Por su parte, Humberto Espinoza, Delegado Departamental del INSS, les aseguró que las negociaciones entre la institución y los adultos mayores se desarrollan en Managua, aunque los reclamantes todavía no han sido recibidos por el Presidente Ejecutivo del INSS.

Expresó también que la toma del edificio está perjudicando a los mismos jubilados que acuden a retirar sus pensiones, y otras personas que necesitan realizar alguna diligencia administrativa.