José Adán Silva
  • |
  • |
  • END

La noticia de que el gobierno del presidente Daniel Ortega ordenó al Ministerio del Ambiente frenar toda amenaza al Lago Cocibolca y Río San Juan, implícita en el proyecto hidroeléctrico Brito, fue aplaudida por la comunidad virtual del país, pero al mismo tiempo causó suspicacias en redes sociales y comentaristas que pidieron mantener la alerta en torno del tema.

El pasado jueves la ministra del Ambiente, Juan Argeñal, anunció públicamente que el presidente le ordenó abrir el tema de la polémica represa en el Río San Juan, al debatirlo y consultarlo con la sociedad científica y ambientalista del país, al tiempo que ordenó congelar los permisos ambientales y autorizaciones a la empresa brasileña interesada en el proyecto, en tanto no actualice sus informaciones y garantice y demuestre que el proyecto es viable.

La medida fue comentada de manera positiva por los cyber-lectores de EL NUEVO DIARIO, tanto por comentaristas de estilo “oficialistas” que elogiaron al mandatario, como por otros menos “oficiosos” pero más “críticos”.

Algunos comentarios

Por ejemplo, Mario J. Vaughan felicitó a este medio por mantener el tema en la agenda: “me alegra sobremanera esta noticia pero no podemos dormirnos sobre nuestros laureles. La restauración de la biosfera local y la explotación racional y sostenible de los recursos renovables de nuestro país son la opción más prometedora para erradicar la pobreza”.

Por su parte, Élder Matamoros felicitó al profesor Salvador Montenegro, Director del Centro para la Investigación de los Recursos Acuáticos (CIRA-UNAN) “por alertar al pueblo nicaragüense sobre la construcción de un proyecto que ocasionaría daños colaterales al ecosistemas del Lago Cocibolca y en particular del Río San Juan, gracias a Dios la comunidad científica del país se logró manifestar al respecto, los daños colaterales serían gravísimos, de eso no tengo la menor duda”.

Urias Martínez, desde Estados Unidos, dijo: “Finalmente el gobierno orteguista está tratando de gobernar de una manera responsable y a un nivel constitucional. Es de esta manera que cualquier gobierno, incluyendo el de Ortega, adquiere credibilidad y confianza para administrar las riquezas del país. Nunca he sido simpatizante de Daniel Ortega, pero reconozco cuando actúa por el bien de la nación, sean los motivos que sean”.

Un lector que se identificó como “Álvaro”, dijo “parece que empiezan a entrar en razón. Los proyectos hidroeléctricos enfrentan serios cuestionamientos en todo el mundo, porque aunque generan electricidad sin contaminación, si afectan fuertemente grandes áreas alrededor de donde son construidos”.

“Nicaragua aún tiene pendiente cambiar su matriz de producción eléctrica y aunque se dan pasos incipientes en la producción eólica, lo cierto es que el futuro de la producción eléctrica en Nicaragua está en la producción geotérmica, que tiene mucho menor impacto que los megaproyectos hidroeléctricos y es una recurso abundante y de fácil explotación”, argumentó.

Heriberto Carrillo Santana igual comentó críticamente la postura de Ortega al respecto: “La actitud de DOS, ordenando detener, por el momento, todo avance en la implementación del megadesastre, Hidro Brito, revela que quienes iniciaron estos contactos con la empresa de militares brasileños, Andrade Gutiérrez, son sus colegas de Nicaragua”.

Se activa más el foro

Del mismo modo la noticia se recogió y discutió en el foro Salvemos al Río San Juan. Digamos No al proyecto Brito”, creado y alimentado todos los días en la red social Facebook. Dicho foro cuenta con 1.317 miembros desde que EL NUEVO DIARIO comenzó las publicaciones, el pasado 19 de septiembre.

En este foro, del mismo modo, se tienen dudas sobre si en verdad se frenó el proyecto que busca represar el río San Juan para aumentar el nivel del lago Cocibolca y crear una represa que vertería las aguas a través del Río Brito, hasta desembocar en costas de San Juan del Sur, en Rivas.

Freddy Pacheco León es uno de los no convencidos: “”!No se ha frenado el proyecto Brito! Lo único que se frenó es el secretismo que lo envolvía y no permitía conocer sus alcances. Se trata de un proyecto ´tan raro´ que no tiene garantizado ni el caudal necesario para generar los 250MW de que hablan, por lo que suena más a negocio de unos pocos... a costa del desarrollo sostenible y el bienestar de la biodiversidad y las pobladores humanas de la cuenca”.