• |
  • |
  • END

En ocasión del 30 aniversario del Día Mundial de la Alimentación, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), marchó ayer junto a otras organizaciones gubernamentales, no gubernamentales y empresa privada, en respaldo a la reducción de la crisis alimentaria en Nicaragua.

Según datos suministrados por la FAO ayer durante la marcha, más de 900 millones de personas a nivel mundial carecen de alimentación, por lo que las organizaciones apegadas al compromiso de seguridad alimentaria como promesa de vida, es una estrategia para el desarrollo y la reducción del problema alimentario.

Pese a los recientes datos de FAO, se logró comprobar que a diferencia del año pasado, los problemas de falta de alimentación tuvieron una reducción de cien millones de personas a nivel mundial. Sin embargo, se estima que más de quinientas personas carecen del alimento diario o al menos reciben una porción de comida en el día.

Según Mayra Luz Pérez, Rectora de la Universidad Centroamericana, UCA, el programa denominado Sessan, conformado por más de quince universidades a nivel nacional, promete contribuir a la erradicación del hambre y la pobreza en las zonas rurales. Para ello, explicó, se está sensibilizando a los pequeños y grandes productores y familias de zonas rurales donde carecen de recursos para cultivo, se les facilitan semillas y herramientas básicas para su posterior cultivo.

Nicaragua “por buen camino”

Según el representante de FAO en Nicaragua, Gero Vaagt, nuestro país se ha ubicado por encima de Guatemala y República Dominicana, en aspectos de seguridad alimentaria durante las últimas dos décadas.

“Nicaragua está en buen camino de reducir el hambre y la pobreza, cabe destacar que para el año 2015, las cifras de problemas alimentarios van a reducir de forma acrecentada”, aseveró Vaagt.

A su vez, Vaagt destacó que hay factores que podrían frenar el desarrollo de la reducción de problemas alimentarios tales como problemas climatológicos, la deforestación, la contaminación del agua y el alto precio de los alimentos.

“La mejor inversión del dólar en América Latina fue el sector agropecuario, por lo cual hacemos un llamado a las empresas gubernamentales y empresas privadas, a que apoyen a los productores para que los alimentos lleguen a nuestras casas con precios accesibles. Vencer el hambre es posible, si todas las instituciones trabajan de mano con el sector agrícola”, finalizó Vaagt.

Falta de cultura

El rector de la Universidad Nacional Agraria, UNA, Telémaco Talavera, hizo referencia de la “falta de cultura” de los nicaragüenses desde la educación Primaria, refiriéndose al consumo de “comida chatarra”, en lugar de alimentos sólidos y con vitaminas.

“A nuestros niños les da pena llevar pinolillo al colegio, porque otros llevan gaseosas y no es que tenga algo contra la gaseosa, sino que tengo mucho a favor del pinolillo”, afirmó.

Talavera hizo un llamado a las instituciones del Estado a actuar en beneficio de la población más sensible en problemas de alimentación.

Por otro lado, la FAO otorgó un reconocimiento al Consejo Interuniversitario de Soberanía y Seguridad Alimentaria, por la implementación del tema de seguridad alimentaria en estudios superiores.