Martha Vásquez Larios
  •  |
  •  |
  • END

Con el 85 por ciento de efectividad en los casos que recibe, el Ministerio Público llegó ayer a su décimo aniversario de una labor dirigida al servicio de las víctimas y la sociedad.

“La respuesta a las víctimas ha sido firme y transparente, a pesar de las limitaciones presupuestarias”, afirmó el Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez.

Desde su creación en el 2000 hasta este año, el Ministerio Público ha recibido unos 500 mil casos, 50 mil por año en promedio. De éstos, más de 42 mil salen con resolución, detalló orgulloso el fiscal Centeno.

Dijo que eso lo han logrado pese a que apenas cuentan con 292 fiscales para todo el territorio nacional, una cantidad muy baja comparada con los más de mil con que cuentan sus homólogos en los demás países centroamericanos.

“Desde nuestro nacimiento, la debilidad ha sido presupuestaria, ya que no tenemos dinero para contratar más fiscales y ampliar la cobertura en todo el país, pero aun así somos fuertes en respuestas”, dijo Centeno, después de comparar el presupuesto de la institución, que es de 6 millones de dólares, con el de Guatemala, que es de 86 millones de dólares.

Fortalezas

“A pesar de las limitaciones presupuestarias, el Ministerio Público ha logrado salir adelante cosechando triunfos en el desempeño de sus funciones, como es la independencia jurídica, la institucionalidad y el respeto a la Constitución y las leyes”, recalcó el fiscal general.

“A pesar de las adversidades hemos logrado mantener un rostro institucional y no político ni religioso ni social. La formación de cada fiscal en su materia, la vocación mística con que desempeñan sus funciones, la coordinación entre instituciones como la Policía, Ejército, sociedad civil, han contribuido a la imagen que tenemos”, refirió el doctor Centeno.

Sobre la corrupción estatal en diferentes épocas, el fiscal aseguró que se han ceñido a la información propiciada por la Contraloría General de la República para ejercer sus funciones.

“Nunca nos hemos visto presionados; jamás. Lo que tiene que ir va definitivamente”, recalcó.

Ante ilegalidades en la CSJ

Una de las recientes crisis que afectó el Ministerio Público y que fue objeto de toma de decisiones en esta institución fue la situación de la Corte Suprema de Justicia, donde estaban operando conjueces en sustitución de magistrados, y la decisión de la Fiscalía fue asistir a las audiencias penales para proteger a la víctima y evitar más ilegalidades.

“Cuando se vio esta situación tan confrontativa, la pensamos mucho. En primer momento no se fue a las audiencias, pero para sorpresa de nosotros, la Procuraduría General de la República intentó asumir nuestro papel, entonces decidimos presentarnos, porque nos debemos a las víctimas y no podemos dejarlas desamparadas y por evitar que los procuradores estuvieran expuestos a cometer actos ilegales de usurpación de funciones”, recordó Centeno.

Este tipo de situaciones se han lidiado, aseguró el fiscal, gracias a la autonomía de la institución, que no depende de ningún poder y solo se sujeta a la Constitución y las leyes, lo que le da un amplio margen de actuación.


Retos
En estos 10 años de existencia el Ministerio Público ha forjado nueve unidades especiales para mejorar la atención a los usuarios, de tal manera que han creado la Unidad de Género, Contra el crimen Organizado, Contra los delitos de Medio Ambiente, Apelación, entre otras.

A pesar de estos avances, aseguró Centeno, todavía quedan metas que cumplir, como la ampliación de la cobertura a 88 municipios del país, lo que significa la contratación de más fiscales, la nivelación salarial y mejor protección para cada fiscal.