•  |
  •  |
  • END

Lluvias intensas se posesionaron de distintas zonas del territorio nicaragüense desde el fin de semana pasado, y será hasta el miércoles próximo que se despeje un poco, debido a otro fenómeno atmosférico que se desarrolla en el Caribe norte, entre Honduras y Nicaragua, informó el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter.

Alejandro Rodríguez, titular del Ineter, aseguró que habrá lluvias en todo el país hasta el día miércoles debido a un “evento de baja presión instalado frente a las costas del Caribe, y que empezó a ingresar a nuestro territorio el día de ayer”.

Por la tarde afirmó que “no existe la posibilidad alguna de que este fenómeno pueda convertirse en huracán”, aunque el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, NHC, por sus siglas en inglés, en su último informe de anoche subraya que “existe una probabilidad mediana, 30 por ciento, de que este sistema se convierta en un ciclón tropical durante las próximas 48 horas”.

Rodríguez dijo que “los aguaceros y tronadas son desorganizados, en conjunto con una extensa área de baja presión que está localizada cerca de la costa este de Honduras, y una porción de la circulación está interactuando con tierra y, por esta razón, podría evitarse el desarrollo de un huracán”.

Destacó que este fenómeno ahora no representa ningún peligro para el país. “Lo que está ocasionando son lluvias dispersas, además de que éste se va a ir degradando conforme toque tierra”, señaló.

Los técnicos del NHC, con sede en Miami, además de una probabilidad mediana (30%), explican que la velocidad con que se desplaza el fenómeno oscila entre cinco y 10 kilómetros por horas, con dirección hacia el territorio hondureño (noroeste).

El titular del Ineter precisó que las lluvias persistirán. “Va a haber lluvias en todo el territorio nacional, tal vez no tan fuertes, son lluvias moderadas, pero lo suficiente para ayudar a nuestros productores que estaban necesitando agua”, subrayó.

Estimó que en los últimos meses nuestro país ha experimentado cambios bruscos en el comportamiento del clima, ya que desde el mes de junio a septiembre sufrimos uno de los inviernos con mayores precipitaciones.

“Son cambios sumamente bruscos en el comportamiento del clima, en lo cual creo que debemos tener una enseñanza. Nuestros agricultores deben de pensar tanto en opciones de riego y drenaje en época de sequía o verano”, precisó Rodríguez.

Rodríguez también informó que el nivel del lago Xolotlán bajó unos tres centímetros desde el pasado viernes hasta el domingo, y su nivel ahora se ubica en 42.62 metros sobre el nivel del mar.