Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Con la firma de ocho magistrados orteguistas fue ordenada la suspensión indefinida y sin goce de salario de la jueza Décimo Distrito Penal de Juicio de Managua, Ana Justina Molina.

La notificación le fue hecha a la judicial media hora después de concluida la jornada normal en el Complejo Judicial de Nejapa, que habitualmente termina a la una de la tarde.

La lista de magistrados orteguistas que firman la resolución por medio de la cual cesan en sus funciones a la jueza Molina, la encabeza la magistrada Alba Luz Ramos, quien el pasado fin de semana en un programa televisivo hizo pública su antipatía con la judicial.

Otros que firman la resolución son los magistrados orteguistas Marvin Aguilar, Juana Méndez, Ligia Molina, Yadira Centeno y Francisco Rosales, además de los ex magistrados Rafael Solís y Armengol Cuadra.

Queja de la PGR

Las razones dadas para la suspensión de la judicial son: una queja que presentó hace varios meses la Procuraduría General de la República por la tramitación que hizo en juicio de narcotráfico, donde uno de los principales involucrados es el ex contra Frank Oviedo.

Ese juicio finalmente se concluyó en el Juzgado Segundo Distrito Penal de Juicio, luego de que la jueza suspendida se separó por una recusación que en su contra promovió la Procuraduría.

La queja surgió porque la judicial se negó a aceptar una acusación contra personas a las que no se les hizo su audiencia preliminar e inicial, ni estaban acusados por el Ministerio Público, quien tiene el monopolio de la acción penal.

Los magistrados orteguistas también ordenaron una inspección en ese expediente y en su momento, la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua, TAM, declaró nulo el proceso de todo lo actuado en contra de las personas a las que la Procuraduría metió en el juicio, sin haber sido llevado a las audiencias preliminar e inicial.

La otra queja

La otra queja y la más reciente está relacionada con el reclamo que hizo la jueza Molina a la Oficina de Recepción y Distribución de Causas, Ordice, por la supuesta sobrecarga de trabajo que le hacen a ese despacho judicial, pues según Molina, a ella le mandan mayor cantidad de juicios y los más complejos en comparación con sus otros colegas.

Se supo extraoficialmente que la jueza Molina, desde el pasado 25 de junio, presentó un informe por violación a sus derechos constitucionales, humanos y laborales ante los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, por la sobrecarga de trabajo y los obstáculos que enfrentaba para la realización de su labor, como el hecho de que en meses atrás le cortaron el fluido eléctrico en el despacho y en las salas de juicio sin que hasta la fecha haya tenido respuesta.

En la misma resolución se estableció que el doctor Norges Rivera, quien es juez suplente de ese Juzgado, desde este martes asumió temporalmente la titularidad de esa judicatura.