•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • END

La doctora Ana Agustina Molina, Juez Décimo de Distrito Penal de Juicio de Managua, denunció esta mañana ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que la magistrada Alba Luz Ramos, quien funge como presidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), ha violado sus derechos constitucionales, laborales y humanos al suspenderla de su cargo sin goce de salario, según ella, por rencillas personales.

Molina fue notificada de su despido este lunes 18 de octubre y la resolución de su sanción fue firmada por seis magistrados y los abogados Rafael Solís y Armengol Cuadra, a quienes ya se les venció el término de funciones dentro de la Corte.

La judicial denunció que desde la Oficina de Recepción, Distribución de Causas y Escritos (Ordice) de los juzgados de Managua le asiganaban los casos más difíciles y aunque hubo ocho denuncias en su contra, no se le comprobó ningún acto de corrupción ni de negligencia.

Molina responsabilizó a la magistrada Ramos de lo que le pueda pasar a ella y a su familia, ya que hace dos meses algunas personas se metieron a robar a su oficina y se llevaron su computadora. Agregó que la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional conoce a las personas que la despojaron de su ordenador, pero que se han negado a capturarlas, porque éstas tienen vínculos con altos funcionarios judiciales.

Marcos Carmona, director ejecutivo de la CPDH, aseveró que solicitarán a la Comisión de Justicia y a la Comisión Laboral de la Asamblea Nacional que revise el caso de la quejosa para que le sean restituidos sus derechos fundamentales.